El gallo y la gallina que destruyeron la ciudad

El gallo
El gallo

La memoria colectiva y el desarrollo personal” – Parte II

Como vimos en el articulo “La memoria colectiva y el desarrollo personal”, el método judío del estudio de la historia nos guía en nuestros esfuerzos para desarrollar nuestra personalidad y nuestro nivel ético-moral.

En este articulo analizaremos una curiosa anécdota de cómo por un gallo y una gallina la gran metrópolis de Tur Malka fue destruida por los Romanos. Intentaremos plasmarnos en este evento “meta-histórico” y ver nuestras propias actitudes “espejadas” en el.

La Guemará en el tratado de Guitin 55b nos relata que Tur Malka era una enorme metrópolis compuesta de miles de ciudades con cientos de miles de habitantes. Históricamente es difícil concebir una ciudad con igual población en el siglo I. Obviamente esta exageración es intencional. Sigue el relato y nos cuenta que la costumbre en Tur Malka era que en el día de la boda se regalaba un gallo para el novio y una gallina para la novia, como símbolo de fertilidad. Otra vez se resalta el factor poblacional (fertilidad).

Tres son los factores que dan fortaleza a una nación. Su “ethos”, o sea, el conjunto de valores e ideologías que rigen la sociedad, su poder bélico y el tamaño de su población. El gallo y la gallina simbolizan la fuerza de Tur Malka, es decir, la potencia que tenia por ser una de las mayores ciudades de su tiempo. La Guemará nos informa que varias personalidades poderosas económicamente poseían propiedades en Tur Malka. Su mercado consumidor era enorme, lo que les posibilitaba tener una fuerte economía que atrajo inversores de fuera de la ciudad.

Un día, mientras se celebraba una boda, soldados romanos interrumpen la fiesta y quitan el gallo y la gallina de los novios en un acto explicito de provocación y humillación. Los habitantes de Tur Malka reaccionan sin pensar dos veces y atacan a los soldados romanos. Los romanos que lograron escapar denunciaron esta “rebelión” al imperador, que decide actuar militarmente en contra de la cuidad. Pero Tur Malka contaba con un guerrero muy valiente, Bar Droma, que venció la legión romana. Al iterarse de la derrota a causa de Bar Droma, el imperador reza para que todo su ejercito no sea vencido por un solo hombre, mientras que Bar Droma se vanagloria anunciando que suya fue la victoria aunque D´s no le ayudó. La consecuencia fue que mientras estaba en el lavabo, literalmente “con los pantalones abajo” una serpiente lo pica, llevando a su muerte.

Fíjense que los roles se invierten, es decir, el romano (descendiente de Esav) reza mientras el judío (Descendiente de Yaakov) se vanagloria de su fuerza militar. La consecuencia es nefasta.

Reconociendo el milagro que D´s le hizo, el imperador decide no volver a atacar Tur Malka, dándose por satisfecho con la muerte súbita de Bar Droma. Los habitantes de la ciudad mal interpretan la decisión del imperador y se ponen a festejar su victoria sobre los romanos con una fiesta gigantesca.

El imperador se ofende profundamente y manda a trecientos mil soldados que durante tres días y tres noches masacran parte de la ciudad mientras que del otro lado todavía se festejaba sin darse cuenta de la calamidad.

Curiosamente los sabios no atribuyen la destrucción de Tur Malka a ninguno de estos eventos, sino que afirman: “por un gallo y una gallina fue destruida Tur Malka”.

Nuestros sabios saben que la guerra no es lo que destruye una ciudad, la guerra es solo el instrumento, la forma. Qué es lo que destruyó Tur Malka? El gallo y la gallina. Es decir, el mismo factor de fuerza de la ciudad fue lo que llevó a su derrota. Los habitantes de Tur Malka no supieran dar un uso positivo, elevado, a su fuerza. D´s les bendijo con un poder extraordinario que si lo usaran para bien podrían transformar el mundo en un lugar mejor, donde se vive según valores más elevados.

Es posible que daban Tzedaka y que trataban bien a los extranjeros, pero esta no era su esencia! Ellos utilizaron sus puntos fuertes solo para beneficio propio de forma egocentrista, se abstuvieron de pensar en su misión. El resultado fue que su fortaleza se transformó en el motivo de su desgracia, “por un gallo y una gallina fue destruida Tur Malka”.

Tanto a nivel colectivo, como en Tur Malka, como a nivel personal, ejemplificado por Bar Droma, cuando no buscamos la razón por la cual D´s nos dio la vida, cuando no usamos nuestras habilidades, nuestros puntos fuertes para alcanzar esta misión, aún que seamos buenas personas, vivimos en vano. Nuestras habilidades pasan a ser fuente de desgracie en lugar de bendición.

D´s bendijo a cada uno de nosotros con habilidades específicas y una personalidad única, cada ser humano existe por que tiene una misión exclusiva que solo logra alcanzar haciendo uso altruista de estas habilidades. Tal como lo expresa Rabi Moshe Jaim Luzzato en el Mesilat Yesharim:

“El fundamento de la Jasidut y la raíz del servicio integro son que este claro y verificado para el hombre cuál es su obligación en su mundo y en qué debe de poner su visión y objetivo en todo lo que hace todos los días de su vida”.

Que D´s nos de la sabiduría necesaria para utilizar nuestras fortalezas para bien, y vivir una vida plena de sentido y felicidad, Amén.

Si te gusta este artículo, recomendamos también:

Im en ani li, mi li

5 Comments on El gallo y la gallina que destruyeron la ciudad

  1. maravilloso articulo…como siempre, todá rabbá por este alimento para el alma, y por hacernos aprender, dia tras dia…

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. Las leyes del 9 de Av | Centro Kehila
  2. Portal: Los ayunos en el judaísmo | Centro Kehila

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield