¿Cómo encontrar mi media naranja? – parte II

Especial para padres, rabinos y educadores:

Nuevo Programa de Bat Mitzva 

Para más información contáctanos al centrokehila@gmail.com

Nuevo Servicio del Centro Kehila

Celebra tu boda frente al Kotel!

Incluye: Curso de preparación para el novio y la novia, ceremonia de la Mikve, Ketuba, registro del matrimonio en la Rabanut Harashit de Israel y mucho más!

Para más información no dudes en contactarnos al centrokehila@gmail.com

¿Cómo encontrar mi media naranja? – parte II

4. ¿Puedes hablar abiertamente con esta persona?

Cualquier cosa que te moleste sobre la relación debe ser hablada.  Hablar sobre temas incómodos es la única forma de evaluar cómo los dos se comunican, negocian y trabajan unidos.  A lo largo de la vida surgen dificultades inevitables. Tienes que saber algo antes de hacer un compromiso:
¿Puedes resolver tus diferencias y encontrar acuerdos que sirvan para los dos?

Nunca tengas miedo de decirle a la otra persona lo que te molesta.  Esta es también una forma de probar cuán vulnerable puedes ser con esta persona.  Si no puedes ser vulnerable, no puedes tener confianza, y estas dos cosas van de la mano.

5. ¿Compartes objetivos y prioridades de vida semejantes?

Debes asegurarte de que compartes el nivel más profundo de conexión que es el compartir objetivos de vida similares.  Esta es la definición verdadera de “alma gemela”. Un alma gemela es un compañero de objetivos – dos personas que finalmente compartirán el mismo entendimiento del objetivo de la vida, y por lo tanto compartirán las mismas prioridades, valores y metas.

Pregúntate: ¿Entendemos el sentido de la vida de forma similar? ¿Compartimos los mismos ideales y valores? ¿Tenemos los mismos sueños? ¿Me gustaría tener hijos con esta persona? 

6. No te involucres sexualmente

El hecho de involucrarse sexualmente antes del matrimonio puede ser un gran problema porque nubla la investigación honesta de los temas importantes. Las relaciones prematrimoniales tienden a nublar la mente, y en ese estado no se pueden tomar buenas decisiones.

No es indispensable “probarlo” para darte cuenta de que una pareja es sexualmente compatible. Si haces tu tarea y te das cuenta de que son intelectual y emocionalmente compatibles, no tienes que preocuparte de la compatibilidad sexual. En todos los estudios hechos sobre el divorcio, la incompatibilidad sexual nunca ha sido citada como la razón por la cual la gente se divorcia.

Artículo recomendado:

¿Cómo encontrar mi media naranja? Parte I

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield