Anatomía espiritual – La dicotomía del ser humano

Subidas y Bajadas – Las dificultades del crecimiento (Parte I)

En los siguientes artículos propondremos un análisis de las dificultades que todo aquel que busca elevarse moral y espiritualmente debe vencer para lograr su objetivo. Apuntaremos cuáles factores nos llevan a la elevación y cuáles nos causan la conocida sensación de “vacío interior” y de apatía. Nuestro objetivo es dar al lector el conocimiento y las herramientas necesarias para lograr un crecimiento gradual, seguro y continuo, alertando acerca de los peligros que pueden aparecer en el camino.

Si usted quiere dedicar uno de los artículos de esta serie, o la serie completa, por la elevación del alma de un ser querido, no dudes contactarnos (centrokehila@gmail.com).

Rogamos la bendición de D´s para que nos ilumine al elegir las palabras correctas para que el mensaje sea claro y verdadero, para que las palabras que salen del corazón, entren al corazón. Que D´s nos proteja de cualquier error o equivocación. Sean las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón aceptables ante Ti, Amén.

sueñoAnatomía espiritual – La dicotomía del ser humano

Para lograr entender por qué oscilamos entre momentos de elevación y otros de descenso, debemos, antes que nada, tomar conocimiento de la estructura de nuestro ser, pues del desequilibrio de esta estructura deriva tal oscilación. Como veremos a continuación el judaísmo nos propone una metodología, compuesta de acciones y actitudes específicas que nos orientan para alcanzar el equilibrio de nuestras fuerzas interiores, logrando de esta forma la plenitud de nuestro ser y la verdadera felicidad.

Todos nosotros tenemos tres fuerzas vitales:

1) La fuerza Materialista, que induce a la persona a buscar placeres físicos y alejarse del sufrimiento. Esta fuerza existe en todos los seres vivos, algunos la llaman “alma animal”. Esta fuerza está conectada al cuerpo.

2) La fuerza Intelectual, que posibilita a la persona para distinguir entre lo bueno y lo malo, entre lo moral y lo inmoral. Esta fuerza impulsa al ser humano a vivir a imagen y semejanza de D´s. Esta fuerza existe en todas las entidades superiores, algunos la llaman “alma divina”. Esta fuerza está conectada al alma.

3) La fuerza del Crecimiento, que es exclusiva del ser humano. Es la fuerza del libre albedrío y es totalmente controlada por la voluntad del hombre. Esta fuerza da a la persona la capacidad de optar por seguir o no a las fuerzas anteriores, o sea, de dejarse llevar por el materialismo o por lo espiritual.

Durante la vida, según las acciones y la forma de vivir de cada uno, las tres fuerzas interactúan, influenciando y moldeando una a la otra. Por un lado, la fuerza intelectual tiene el poder de santificar al cuerpo, elevándolo a niveles muy altos de santidad.

aliento divinoHace muchos año tuve la fortuna de conocer al Rav Moshe Weber zt”l, uno de los más grandes rabinos de nuestra generación. Un amigo mío que era muy cercano a él me contó que una vez, cuando el rabino ya tenía cerca de ochenta años y estaba enfermo en el hospital, lo fue a visitar. Llegando a su cuarto vio que el rabino estaba estudiando Guemará. Lo impresionante es que el rabino estaba acostado en la cama y con la mano que tenía el suero sostenía el libro en el aire. Mi amigo se quedó observando por un buen rato, pues no quería interrumpir su estudio. Cuando hizo una pausa, mi amigo le preguntó: “Rabino, ¿cómo aguantas tener el libro en el aire por tanto tiempo? El Rabino le contestó: “No pueden existir dos reyes en el mismo territorio. Nosotros tenemos cuerpo y alma que viven juntos en el mismo ser, pero, en un territorio solo puede haber un Rey. Si tú decides que el cuerpo es el Rey, el alma se sujeta al cuerpo, pero si decides que el alma es el Rey el cuerpo se sujeta al alma elevándose junto con ella”.

Por otro lado, la fuerza materialista también tiene influencia sobre el alma. Una persona que vivió una vida muy materialista, al punto que su alma fue influenciada por su cuerpo y no lo contrario, aunque su alma quiera “subir” ya no lo puede lograr pues las fuerzas del egoísmo no se lo permiten. El ejemplo clásico de esto es cuando D´s “endurece” el corazón de Paró, lo que, en teoría, contradice el principio básico del libre albedrío. El Rambam nos explica esta supuesta contradicción de la siguiente forma:

“Hay muchos versículos en la Torá que parecen contradecir este principio (del libre albedrío) … Por eso explicaré un importante principio que de él entenderás todos estos versículos… : Y es posible que la persona peque un pecado tan grande o que peque tantas veces, hasta que sea justo delante del juez de la verdad (D´s) que la sentencia a este pecador por los pecados que cometió por su propia voluntad y decisión sea impedirle el retorno … por eso escribe la Torá “Y yo endureceré el corazón de Paró”.” (Leyes de Teshuva 6:3)

En otras palabras, el efecto de las maldades que hizo Paró al pueblo de Israel fue tan fuerte, que el daño a su propia alma fue irrecuperable.

manosLa tensión intrínseca que existe entre la fuerza materialista y la intelectual es la que origina la dicotomía de la existencia humana. Puesto que la fuerza del crecimiento no es constante y está sujeta a factores motivacionales de diferentes índoles, hay veces que optamos por “subir” y hay veces que optamos por “bajar”.

Sea cual sea la decisión, hay que estar conscientes que es una decisión totalmente libre y de nuestra responsabilidad, nunca una imposición externa.

Próximo artículo: Momentos de elevación

Si te gusta este artículo, recomendamos también: La energía del calendario

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield