Anatomía espiritual – Momentos de elevación y de bajada

 
Subidas y Bajadas – Las dificultades del crecimiento (Parte II)

 

sol

En los siguientes artículos propondremos un análisis de las dificultades que todo aquel que busca elevarse moral y espiritualmente debe vencer para lograr su objetivo. Apuntaremos cuáles factores nos llevan a la elevación y cuáles nos causan la conocida sensación de “vacío interior” y de apatía. Nuestro objetivo es dar al lector el conocimiento y las herramientas necesarias para lograr un crecimiento gradual, seguro y continuo, alertando acerca de los peligros que pueden aparecer en el camino.

Si usted quiere dedicar uno de los artículos de esta serie, o la serie completa, por la elevación del alma de un ser querido, no dudes contactarnos (centrokehila@gmail.com).

Rogamos la bendición de D´s para que nos ilumine al elegir las palabras correctas para que el mensaje sea claro y verdadero, para que las palabras que salen del corazón, entren al corazón. Que D´s nos proteja de cualquier error o equivocación. Sean las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón aceptables ante Ti, Amén.

Momentos de elevación

Cuando la fuerza del crecimiento es influenciada por algún momento o situación inspiradora, optamos por la elevación. Esto explica por qué en las altas fiestas todos nos sentimos más elevados. En estas fechas el ambiente general es de mejorar, de espiritualidad, de expresar nuestra relación con D´s, sea verbalmente por medio de los rezos, sea supraverbalmente a través del shofar. Estos días posibilitan que nos horizonteconectemos más intensamente con D´s y con la esencia de nuestro ser, dándole más potencia a la fuerza intelectual.

Otro factor de elevación es la búsqueda de la verdad. Cuando buscamos un sentido trascendental a nuestra existencia, nos damos cuenta que la mera satisfacción de los deseos físicos o psico-sociológicos no es suficiente. Por más que logremos alcanzarlos, el sentimiento de vacío sigue persiguiéndonos. No hay alegría más grande que descubrir el verdadero sentido de la vida, la razón de nuestra existencia. Sin embargo, el propio proceso de búsqueda es en sí mismo una elevación, aunque no se llegue a ninguna conclusión. Esto deriva del mecanismo de la investigación, en la cual la fuerza del crecimiento se ve obligada a conocer e interactuar íntimamente con la fuerza intelectual, dándonos la sensación de elevación.

Por ultimo, mencionaremos el altruismo como otro recurso eficiente y eficaz para la elevación. Dado que en el mundo espiritual forma, tiempo y espacio son irrelevantes, la distancia espiritual se define por la similitud de las acciones, es decir, mientras más parecido sea nuestro comportamiento en relación a D´s, más cercanos estaremos de Su divinidad. Dar sin esperar nada a cambio es uno de los atributos divinos, así que al portarnos altruistamente equiparamos nuestras acciones a las de D´s, experimentando un acercamiento espiritual que se manifiesta por la conocida sensación de elevación y paz interior que invariablemente acompaña una buena acción.

En términos litúrgicos estos tres factores de elualevación se llaman Tefilá, Teshuvá y Tzedaka, respectivamente. Lo que hay de común entre ellos es el encuentro con nuestra esencia, con nuestra alma divina.

Podemos expandir los ejemplos citados y decir de forma genérica, que toda acción que lleva a una conexión con el alma divina, nos lleva a una elevación. A este conjunto de acciones llamamos Mitzvot.

 

Momentos de bajada

         Como vimos anteriormente, la fuerza de crecimiento es aquella que decide por cual fuerza dejarse llevar, por lo material o por lo espiritual. Vimos además, que esta fuerza es inconstante pues está sujeta a factores motivacionales de diferente índole.

      petalas   ¿Cuáles son los factores que nos hacen optar por las “bajadas”? Creo que la mayoría de las personas intuitivamente contestaría que es la pereza o flojera. La persona común y corriente que no tiene buenos conocimientos de medicina, con frecuencia se equivoca al confundir causa y síntoma. En mi humilde opinión, la flojera no es causa de la bajada sino que síntoma, o más bien, consecuencia. Es decir, después que la fuerza del crecimiento optó por “bajar”, esta decisión se manifiesta a través de la flojera. ¿Cuáles son entonces las verdaderas causas?

 

Si te gusta este artículo, recomendamos también:

Las 3 fuerzas vitales del ser humano

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield