Es más fácil ver los errores de los demás

Por: Becky Krinsky e Iliana Berezovsky de Recetas para la vida© bom menino e mal menino

El Talmud tiene un hermoso relato de Eliazar Bendura, un comerciante que siempre llevo una vida llena de superficialidades y sin sentido cuando se ve confrontado a cambiar, corre a culpara todos lo que le rodean, poner pretextos y justificaciones d por sus bajas acciones y al ver que no obtiene resultados llora con todo su corazón hasta el punto que su alma sale de su cuerpo. Finalmente deja la autocompasión y llora con un sincero y profundo arrepentimiento. Así obtuvo su lugar en el mundo venidero.

 

Los compañeros de escuela de mi hijo son una mala influencia

Es más fácil y cómodo culpar a otros que admitir los errores y las acciones propias que están equivocadas; ni hablar cuando se trata de nuestros hijos, ellos son buenos, inteligentes y si hacen mal es solo porque otro lo forzó, nuestros hijos son especiales. Generalmente cuando vemos a un niño llorar o lastimado nuestro primer instinto es buscar siempre un malhechor, encontrar una causa injustificada, pensar en alguien otro que no es nuestro hijo es el mal portado, agresivo pegón y molesto o alguien que alborota a todos los estudiantes, nuestros hijos son bien portados y jamás hacen daño. Puede ser, ¿porque no? Pero a decir verdad, también puede ser posible que ni todos los otros sean tan malos, ni solo los nuestros sean tan buenitos. No juzgar, tener compasión y prudencia, ser respetuoso no solo son ingredientes para poder ser una bhomen ve a si msm de verdade no espelhouena persona, son valores esenciales que todo padre debe de enseñarle a sus hijos para que puedan sobrevivir y desarrollarse en el mundo de hoy.

Daniel es un muchacho chaparrito, simpático y activo, tiene buenas intenciones, hay veces que sus comentarios son sarcásticos y un poco molestos.

Cuando molesta insiste que es solo una broma, pero cuando alguien le hace lo mismo… inmediatamente lo reporta a los profesores. Si alguien trata un trabajo muy bien presentado a la clase corre a revisarlo y busca inmediatamente un error, como siempre lo hace con su sonrisa picara y es tan pequeñito, pareciera casi como una linda mascota incapaz de lastimar.

Hace unos días jugaron en un torneo de básquetbol, Tony uno de los muchachos más altos del equipo, decidió pasarse de gracioso, cuando estaba a punto de meter una canasta, se sintió un jugador profesional y tiro la pelota por detrás como si estuviera hacendó una demostración, como era de esperarse el punto que necesitaban para empatar, lo perdieron.

Dmenino apontando o dedoaniel rápidamente y sin pensarlo se le acerco y le reclamo de una forma muy agresiva e hiriente, Tony por defenderse le dijo que se había equivocado y se defendió como cualquier adolecente lo haría le contesto en el mismo tono que él le hablo, “tu también has fallado algunos tiros, eres un niño mimado” no paso un minuto cuando Daniel estaba llorando desconsolado todo el gimnasio se preocupo, ya que nadie había visto como Daniel había ofendido a Tony, por supuesto que todos pensaron que este grandulón había lastimado al pequeño simpático y travieso de Daniel.

La mamá de Daniel furiosa comento a las otras madres del equipo como Tony era una mala influencia Ella, sin saber que su hijo había iniciado la riña Tampoco sabia que el había escrito una petición para expulsar al hijo de su amiga, o que molestaba por debajo de la mesa a los demás y después el parecía un santo.

www.recetasparalavida.com

La Receta

Concentrándose en uno mismo mas que en los demás

Ingredientes:

2 tazas de humildad

1 taza de reconocimiento

1 cucharada de buena actitud y ojo benévolo

2 rebanadas pequeñas de introspección

3 gotas de valor para aceptar los propios errores

Condimentos:

Perspectiva, realismo y flexibilidad

Recomendación del chef: Concéntrate en encontrar y trabajar en tus propias fallas antes de buscar la de los demás.

Modo de preparación:

1. Aceptar los propios errores conduce a mejorarlos y por lo tanto a crecer. Estar al pendiente de lo que hacen los demás, buscar errores y criticar constantemente solo crea enemigos, alimenta la soberbia y tristemente y evita concentrarse en uno mismo lo que conduce a perder oportunidades para desarrollarse.

2. Cada persona es valiosa y tiene algo bueno que aportar. Cuando uno se concentra en los atributos y cualidades propias y de los demás, crea un mundo positivo, ligero y tranquilo. El que busca lo bueno lo encuentra, sin embargo el que espera hallar lo negativo también lo obtiene; Desafortunadamente, esto último se contagia y se perpetúa.

3. Los mensajes son más importantes que los eventos que se desarrollan. Quizá hay actitudes inadecuadas y molestas que pueden causar incomodidad o malestar, sin embargo cuando uno se puede concentrar en el mensaje (respeto, amistad, cooperación, armonía) la fuerza del malestar se diluye y se disminuye.

“Aquellos que siempre se lavan las manos, echándoles la culpa a los demás, solo engrandecen su egoísmo y pierden las mejores oportunidades para hacer los cambios necesarios para mejorar su vida.”

Copyright © 2005-2012 Recetas para la vida ®. Todos los Derechos Reservados

Visítanos también en Facebook: recipes for life

Síguenos en @recipesforlife twitter

www.recetasparalavida.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield