La envidia, sentimiento que envenena el alma y la mata

Por: Becky Krinsky

La visión de la vida puede cambiar la perspectiva de la realidad. Así come se elige ver la vida será exactamente como se determina la cualidad en que esta será vivida. Querer, desear, aspirar, soñar, son pensamientos y sentimientos legítimos y positivos. Sobre todo cuando estos promueven el desarrollo y la superación personal.

Sin embargo cuando la envidia y los celos corroen el alma, inevitablemente los resultados son fatales. Los envidiosos viven amargados, enojados y ven su vida llena de miseria. Tristemente, no tienen la capacidad de alegrarse por otras personas, ni saben cómo valorar lo que ellos tienen. La persona que envidia, se enajena, si aleja y generalmente termina sola.

Como puede ser que la familia Rodríguez tenga tanto éxito en su trabajo, no es justo, además ellos son hispanos no conocen la cultura americana. Esto no puede ser, mi familia ha vivido en este país toda la vida, no somos extranjeros, no puede ser que ellos tengan tanto éxito y nos estén quitando el mercado, seguro que deben de estar robando o tener algo malo, esto no es posible.

Esas fueron las conclusiones de los constructores que llevaron a la ruina a la familia Rodríguez, diez años vivieron con demandas, falsas acusaciones, mentiras. Abogados, fianzas, órdenes de arresto en fin realmente fue una pesadilla. Gracias a dios, hoy todo es una amaga experiencia que trae malos recuerdos y mucho dolor. El Patriarca de la familia que sabía que no tenía nada que temer, y estaba dispuesto a arriesgar todo para proteger a su familia, termino con su caso.

Una a una de todas las alegaciones y las demandas fueron cerradas, la dignidad de la familia fue restaurada y la paz nuevamente regreso a la familia. ¿El costo? Un corazón físicamente debilitado, una fortuna perdida y una compañía deshecha. Todo porque los competidores no pudieron resistir la buena fortuna e impecable organización de esta extraordinaria familia.

Esta, como todas las historias que se cuentan en Recetas para la vida.com son 100% reales. Afortunadamente el final para esta familia fue bueno, hoy en día son una familia feliz y ellos han sentido en carne propia lo que la envida puede hacer, o mejor dicho, lo que la envida es capaz de deshacer. ¿Tu haz sentido envida alguna vez?

La receta – Ingredientes:

  • 2 tazas de gratitud; reconocer y apreciar lo que se tiene
  • 1 manojo de ojo noble; percepción positiva, bondad y gusto hacia los demás
  • 1 cucharada de generosidad; facultad de poder compartir y disfrutar
  • 1 racimo de satisfacción, reconocer y apreciar los logros personales y de los demás
  • 1 cucharada de alegría y flexibilidad; posibilidad para poder aceptar de la realidad con gusto

Recomendación del chef: Aprecio todo lo que tengo y me alegro por lo que tienen los demás. Busco lo bueno en los otros y aprendo a alegrarme por su fortuna, así, ellos podrán también hacer lo mismo por mi. Alegrarme por el éxito el ajeno fomenta la felicidad.

Modo de preparación:

  1. La envida se puede aprender a controlar; Para tener una buena vida, uno tiene que adueñarse de sus pensamientos y dirigirlos para encontrar las cosas buenas y positivas que se tiene. Dejar de compararse con los demás, buscar lo que uno no tiene y no valorar lo que se tiene, son motivos suficientemente fuertes para dejar de disfrutar la vida.
  2. Hay que saber valorar lo que se tiene. Hay que reconocer que los talentos, las circunstancias y las posesiones físicas son simplemente herramientas necesarias para poder desarrollar la misión personal que cada uno debe de cumplir. Después de todo el reto mayor consiste en aprender a aprovechar lo que se tiene, con lo que le toca.
  3. La verdadera felicidad surge cuando uno es capaz de sentir una alegría legítima por su vecino. Ver el horizonte inmediato con benevolencia nutre las posibilidades de crecimiento y superación personal, después de todo los deseos siempre están basados sobre los límites de nuestro panorama, nunca se desea lo que no se conoce o es completamente inalcanzable.

“Los deseos están determinados por la percepción y la posición personal en el mundo, todos tenemos el poder de controlar y transformar los sentimientos que nos intoxican y nos envenenan”

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.
Copyright © 2005-2013 Recetas para la vida TM. Todos los Derechos Reservados

1 Comment on La envidia, sentimiento que envenena el alma y la mata

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield