¿Tú culpas o te haces victima de tus problemas?

Por: Becky Krinsky de Recetas para la vida©

 

“Una Nueva Mujer”

A-nova-mulher-gato

“Él Eterno examina al justo”. .. (Isaías 28:16). ¿A que se refiere con examinar al justo? Cada vez que tenemos que enfrentar pruebas y desafíos, el alma se fortalece. Es decir, mejora el carácter de la persona a través de las pruebas y los sufrimientos sometidos. Más claro se puede decir entonces: El Eterno “examina al justo” y fortalece a su alma a través de los desafíos. Las pruebas y los obstáculos en la vida son en si las mejores oportunidades para salir de nuestra zona de conforte y comprobarnos a nosotros mismos que podemos superarnos. Las pruebas no son para Hashem… son para que nosotros aprendamos y nos elevemos. Cada situación compleja, se descubre la fortaleza y crece la fe siempre y cuando, podemos aprovechar la oportunidad que el dolor y los inconvenientes nos presentan.

Cuando las cosas no andan bien existe una tendencia en general de tratar de encontrar culpables, victimarios, cómplices o jueces, todo con tal de no querer trabajar en uno mismo. Son muy veces se toma el valor para aceptar la responsabilidad y confrontar sus propios problemas.

Gracias a la época moderna donde la recompensa es casi inmediata, las respuestas automáticas y la poca paciencia, se ha logrado percibir las relaciones personales como relaciones desechables o pasajeras.

 

Rosita hoy en día es una mujer alegre, hábil y forcaexitosa en su trabajo. Su esposo Fabián tiene un buen trabajo. Rosita y Fabián se tienen cariño, y tienen grandes sueños juntos. Fácil contar el final de un principio feliz. ¿Pero como comenzó esta historia?

Rosita, a punto de perder todo, al querer divorciarse, deprimida, con poca autoestima, pidió apoyo a su padre un hombre muy rico e inteligente. Su padre le negó la ayuda y le quito todo el apoyo económico que en algún momento tenia. Sin mayor explicación, le dijo a su querida hija: “Para divorciarte y deshacer tu familia necesitas ser autosuficiente y responsable” ¡aprende a trabajar a mantenerte y después haz lo que quieras!

Así fue ella busco trabajo, estaba convencida de que ya no podía seguir viviendo en esas condiciones ¡Qué sorpresa tan grande se llevó Rosita cuando comenzó a trabajar! Descubrió que ella era capaz, no era ninguna tonta ni tampoco una inútil como su marido le había hecho sentir. Por el contrario, era una mujer extremadamente hábil en las ventas, agradable y muy trabajadora que en poco tiempo logró acrecentar las ventas de la compañía y la promocionaron a socia de la empresa. Ella aprendió a valorarse y a respetarse. Cambió su forma de relacionarse con la gente y su arreglo personal. Se convirtió en una mujer asertiva, independiente y realizada.

Su marido, sus hijos y todos los que la conocían cambiaron la manera de verla. Se hacía respetar, sin reclamar ni culpar, sabía lo capaz que ella era.

El ejemplo de Rosita fue tan grande que sin querer, logro encontrar a la mujer que había perdido mucho tiempo atrmãe e filhoás, pudo recuperar el respeto, sobretodo, afirmar sus valores como persona, mujer y madre. Rosita no se tuvo que divorciar, el problema no era la falta de trabajo o la incompetencia, sino la poca responsabilidad y falte de estima que sentía. Rosita con una nueva actitud pudo salvarse a si misma y al mismo tiempo conservar su matrimonio.

Hay veces que no necesario destruir un matrimonio lastimado, tan solo es necesario cambiar la energía y concentrarse en cosas constructivas. Aún en situaciones difíciles, no es imposible recuperar el amor y la confianza en la relación, hay que tener mucho compromiso con la vida y verdaderos deseos de salir adelante.

www.recetasparalavida.com

 

La Receta

Una segunda oportunidad

Ingredientes:

  • 1 taza de Valor
  • 1 taza de responsabilidad
  • 2 manojo de determinación y tenacidad
  • 1 chorrito de esfuerzo
  • 3 cucharadas de confianza
  • 1 puño de actitud positiva

Sazonar con:
Talentos desconocidos u olvidados, apoyo de personas queridas

Modo de preparación:

1. La vida puede generosa y abundante. Siempre hay otra oportunidad, una actitud positiva y una buena disposición son ingredientes básicos para encontrar una nueva oportunidad. Hay que recordar que siempre habrá luz al final del túnel.

2. Para superarse se requiere querer salir adelante. Aceptar la situación por mas difícil que sea, ponerse al contacto con los dolores mas profundos, las angustias y los miedos personales ínsita a reconocer que para mejorar hay que trabajar en uno mismo, dejar de culpar, justificarse o simplemente quejarse.

3. Cada quien tiene sus propias pruebas que superar. Los obstáculos y los inconvenientes realmente son oportunidades de crecimiento disfrazadas con dolor y preocupación, conquistar los miedos y las limitaciones propias es la victoria más grandiosa que se pueda obtener.

“Las segundas oportunidades solo le llegan a las personas que están dispuestas a luchar con todo su corazón para quererse superar”

Colecciona todas las recetas; Te esperamos en Facebook recetas para la vida

 

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.
Copyright © 2005-2012 Recetas para la vida©. Todos los Derechos Reservados

1 Comment on ¿Tú culpas o te haces victima de tus problemas?

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield