El costo de comprar el cariño

Por: Becky Krinsky/ recetasparalavida.com

No, es no, y ya. Cuando no se puede, no se debe. ¿Porque debe de existir la culpa y el miedo al no complacer a las personas queridas? ¿Será que realmente el darle a los hijos todo lo piden en lugar de hacerlos mejores personas los convertimos en seres insaciables, llenos de prepotencia y sin límites?

El peligro de caer en un chantaje o en la manipulación emocional, al tener que conceder cualquier tipo de peticiones es un problema muy serio. El simple miedo de creer que se corre el riesgo de perder el amor de la persona querida, es un tormento que lejos de crear relaciones sanas, termina perjudicando y lastimando a las personas que más se quiere.

No se debe nunca de poner precio a las relaciones personales.

El miedo a perder el amor de su hija empujó a Marisela a perder el respeto y su lugar como madre.

bribe-child

Marisela se propuso satisfacer todas las necesidades de su hija para que esta fuese una niña feliz. Ingenuamente al tratar de compensar los sentimientos de soledad y culpa creados las experiencias amargas de la ruptura de su matrimonio y la separación de su padre al cambiar de país de su hija a un pasado difícil lleno de malos recuerdos.

La pequeña Iris exigía continuamente que su madre le comprara dulces, más tarde juguetes y después ropa costosa que Marisela no podía pagar tan fácilmente. Pero cuando su mamá se negaba, Iris la amenazaba con dejar de quererla. Esto la causaba a Marisela una gran angustia.

La posibilidad de poder perder el amor de su hija la llenaba de inquietud y ansiedad. Cuando la niña se portaba mal y su mamá trataba de disciplinarla mandándola a su cuarto, Iris la manipulaba recordándole que la odiaba.

Marisela se sentía rechazada, lastimada y angustiada. Por eso aflojaba rápidamente, le levantaba a su hija el castigo y le suplicaba que no volviera a decirle algo así. Poco a poco, el miedo a perder el amor de su hija llevó a Marisela a consentirla cada vez más y disciplinarla cada vez menos.

Hoy en día Iris tiene 14 años y ya se ve como una linda señorita. Marisela le compra cervezas y las trae a la casa para que su hija tome con sus amigas. Insiste que es mejor que su niña y sus amigas beban en casa y no en la calle; además se enorgullece que las amigas de Iris quieran venir a su casa.

A pesar de todas las concesiones y los sacrificios, la relación madre-hija no es una buena relación. Su hija le falta el respeto, le levanta la voz, tiene poca paciencia, no ayuda en la casa y a duras penas consigue que vaya a la escuela. Así le corresponde la hija querida a la madre sacrificada.

 

¿Buscar el amor a cualquier precio, educar sin límites será la manera de querer?suscribete

www.recetasparalavida.com La receta: Relaciones sin precio

Ingredientes:

  • 1 Taza de ejemplo; presencia y consistencia en los valores y acciones
  • 1 racimo de limites; deberes, responsabilidades y compromisos mutuos
  • 2 sobrecitos de firmeza; valor para discernir y exigir con cariño y sabiduría
  • 1 lata de Interés; entusiasmo y preocupación por el bienestar
  • Espolvoree con una actitud positiva continuamente
  • 3 cubos grandes de confianza; demostrar con acciones la paciencia y la fe en la persona
  • 2 cucharadas de gratitud por la relación y la oportunidad de expresar el amor

abrazo

 

Recomendación del chef: Porque amo a mis hijos no les voy a dar todo lo que me piden. Voy a procurar proporcionarles lo que ellos necesitan para crecer y ser mejores personas. Eso no quiere decir que los tengo que limitar o lastimar, simplemente no tengo que sentirme culpable cuando no les doy lo que no tengo, no puedo o no necesitan.

 

Modo de Preparación:

  1. El amor es incondicional, no se negocia, ni tiene precio. El valor no se representa con precio, se crea con respeto, responsabilidad, presencia y sobretodo tiempo y detalles. Uno tiene que buscar continuamente oportunidades para expresar cariño y atenciones, no con cosas materiales sino con relaciones sensibles y honestas.
  2. Un buen ejemplo es el mejor maestro ya que ofrece inspiración, fortaleza y confianza. Cuando los hijos pueden imitar y respetar los valores y las acciones de sus padres, entienden sin muchas explicaciones que no todo lo que se quiere se puede; además asegura llenar el alma evitando los vacíos existenciales y aprenden a valorarse a sí mismos y a los demás.
  3. Los padres de familia no son simplemente otros amigos, son mucho más que esto. El amor de un padre no se compara con nada ni nadie. Por lo tanto no hay necesidad de competir o buscar ser simplemente un amigo cuando en realidad su rol es mucho más grande, profundo y satisfactorio.

No le pongas precio aquello que tiene un valor más grande de la vida, tus hijos.

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2013 Recetas para la vida TM. Todos los Derechos Reservados.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. 4 hábitos para un matrimonio feliz | Centro Kehila

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield