“No lances a tus hijos a la vida, Vívela con ellos”

Designed by Freepik
Father and daughter

Por: Iliana Berezovsky y Becky Krinsky de Recetas para la vida©

Ze sefer toledot adam–  es el libro que habla de las generaciones venideras del hombre, escrito por el día que Dios creó al hombre (Adam) a Su imagen y semejanza.

Aquí se expresa claramente como toda persona debe de actuar y pensar de acuerdo con los escritos de este libro.  Cuando las personas actúan debidamente, además de desarrollan una buena relación con los suyos y con dios, también construyen su propio templo.

Si esperamos que nuestros hijos sigan el buen ejemplo y sean personas de bien entonces  será conveniente que ellos también vivan en un lugar sangrado digno de ser imitado, es el ejemplo y las palabras de los padres que promoverán dichas acciones. 

¿Por qué nos sorprendemos cuando nuestros hijos no actúan como el hijo que tiene la familia Pérez o la familia Gonzales? Será porque no son hijos de alguna de esas familias o ¿será  porque son nuestros hijos?

Cada familia nutre, impregna y enseña a sus hijos, a ver la vida según el ejemplo que les dan diariamente, comparten valores, principios, debilidades,  defectos, así como virtudes y la manera como resolver problemas tal cual los  han vivido y aprendido en su hogar; difícilmente los hijos pueden ser algo que no saben o que no conocen. ¿Por qué nos sorprendemos cuando actúan tal como nosotros  somos?

‘La Rubia, una mujer guapa, simpática y seductora; llena de pretendientes. Cundo cumplió 18 años se enamoró de un joven que le prometió el sol, la luna y las estrellas. Inocentemente, le creyó se entregó esperando  amor eterno. Al poco tiempo quedó embarazada y el novio la dejó.

Nueve meses después nació una linda bebita una güerita, de ojos verdes igualita a su madre. La Rubia recobró su bello cuerpo, su encantadora sonrisa rápidamente su vida se llenó de nuevos y mejores pretendientes, estaba segura pronto sus secretos para enamorar a los hombres, pronto encontraría al marido perfecto que se haría cargo de ella y de su hija.

Pronto, se encontró nuevamente en otra relación que creía ser prometedora, Eduardo, un prominente abogado, decía que estaba a punto de finalizar su divorcio. Ella se enamoró perdidamente  a los pocos meses se embarazo. Esta ves, la rubia estaba segura que esta vez su amado no la defraudaría.

Como era de esperarse…El divorcio nunca se finalizó y La Rubia quedó   sola esta vez con dos pequeños. 

Los hijos de La Rubia crecieron conviviendo con los amigos y los múltiples novios de la mamá, ella nunca pudo lograr una relación seria y formal.

El tiempo y las historias se repiten. Cuando su hija, cumplió 18 años, se entrego perdidamente enamorada a  su novio que juraba casarse con ella, cuando se quedo embarazada el la dejo. Él era el hijo primogénito de una familia con una gran herencia que no quería perder. 

La Rubia lloró amargamente cuando vio a su hija sola y embarazada, no entendía como su hija no había aprendido la lección y como después de tantos sacrificios le vino a  pagar con su misma moneda.

¿Acaso las palabras y las historias de La Rubia no fueron suficientes para  que su hija no repitiera su ejemplo?  O es posible que sin darse cuenta su hija ¿solo se limitó a seguir el ejemplo de su misma madre?

www.recetasparalavida.com

La receta: Aprendiendo de los demás

Acciones y palabras congruentes

Ingredientes:

  • 2 piezas grandes de ejemplo
  • 1 lata de dedicación
  • 2 manojos de valores
  • 1 cucharada concentrada  de tiempo
  • 2 racimos de limites, consecuencias y enseñanzas  
  • espolvorear tradiciones continuamente

Nota del chef: A pesar de tener los mismos ingredientes y contar con la misma receta, cada quien tiene su propio sazón.  La vida es única para cada persona.

Modo de preparación:

1. Un ejemplo vale más que mil palabras. Es imposible predicar aquello que no se hace diariamente y  no se siente con el corazón. De nada sirve predicar una cosa y hacer lo contrario. Los pretextos, justificaciones y explicaciones solo evitan la aceptación y el crecimiento.

2. Cada uno tiene que vivir su propia historia. A pesar de todas las enseñanzas que uno pueda tener, cada quien puede y debe hacerse responsable de sus acciones. Entre mejor información, más valores   se enseñen así como, las palabras escuchadas sean congruentes con las acciones, las elecciones personales serán más acertadas.

3. De todo se  puede aprender. De algunos se aprende lo que se debe de hacer y de otros lo que se debe evitar. Cuando uno puede ver, entender y evitar  los errores propios y de los otros, estos se convierten en experiencias positivas. Por lo que las equivocaciones se tornan en méritos personales y acciones que no se vuelven a repetir.

“La Grandeza más bella es el saber que cada uno cuenta con la capacidad de transformar  la vida  en su una plataforma de aprendizaje llena de ricas experiencias que ayudan a crecer”.

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.
Copyright © 2005-2012 Recetas para la vida ©. Todos los Derechos Reservados

  ¿Ya nos encontrase en Facebook y en twitter? Estamos como recipes for life, queremos saber de ti; ¡Visítanos!

2 Comments on “No lances a tus hijos a la vida, Vívela con ellos”

  1. Me ha parecido muy importante aquello de que si el ejemplo no es el adecuado, los hijos repiten la historia de los padres. Muchas veces he oído : “no quiero que mi hijo/a repita mis errores”, pero como han escrito, un ejemplo vale más que mil palabras. Sólo con decirle los errores cometidos ello no implica que los hijos no los cometan.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield