La “Gran Israel” de David y Shlomo – Imperialismo israeli?

Basado en artículo del Dr. Yitzhak Calafi

Las fronteras de Eretz se darán mucho antes de la era monárquica de Israel (Bamidbar 34:1-15). Am Israel estaba 250px-1759_map_Holy_Land_and_12_Tribesconstituido por una confederación de tribus que tenían en común el mismo único D-s, la misma Torá, y la misma historia y los mismos patriarcas.

Am Israel en Eretz  sufría constantemente los ataques de invasores provenientes del mar, los filistim. Estos eran superiores en técnicas armamentísticas (armas de hierro, mando militar unificado y permanente, carros de combate) a Am Israel. El discontinuo y torpe ejercito israelita, reclutado en tiempos de agresión y apuro, debía ser colocado bajo un mando permanente. Am Israel verá la necesidad de un jefe elegido por la confederación y permanente, la monarquía con su cuerpo de funcionarios y el sobre coste añadido.

El Rey David, segundo Rey de Israel, unirá todas las tribus, el Norte y el Sur, Israel y Yehudá. Creará un gran reino israelita, el Gran Israel, con una buena estructuración política y administrativa en Eretz. Creará ministerios sectoriales, un potente y eficaz funcionariado y un ejército mercenario juramentado personalmente con él y siempre dispuesto a intervenir. David conquistará Jerusalem situada en un lugar estratégico, en la frontera de Israel con Yehudá, y convirtió el monte Sión con su fortaleza de montaña en su ciudad residencial, deviniendo la Ciudad de David, a la que llevará el Arca, símדוד המלךbolo de la confederación de las Doce Tribus y de la presencia del Eterno. David centralizará la administración militar y la civil, junto con la administración cúltico-sacerdotal.

David creará un Israel organizado y estatalizado, unido bajo la monarquía davídica, Jerusalem devendrá capital religiosa y política del Reino, un ejército regular fuerte con militares profesionales, una administración eficiente, un clero –cohanim- integrado en el Estado, e identidad nacional dentro de las fronteras seguras de un gran reino.

David empezó con guerras defensivas frente a los invasores Filishtim, pasando a una guerra expansiva sin carácter imperial. Las guerras de conquista de Canaán son presentadas en el Tanaj como dirigidas por el mismo Eterno, las expansivas de David no son presentadas así. David incorporó regiones no israelitas a su Gran Israel, lo que condujo en su época a considerables tensiones y conflictos internos. David consiguió en pocas décadas conquistar territorios pero no los integró en Israel ni convirtió al judaísmo a sus moradores nativos ni envío población israelita a ocuparla. Estos territorios no fueron más que moneda de cambio para Salomón, su hijo, que los utilizó como señal del pacto de “paz por territorios” con sus vecinos.

Simultáneamente, en la época de David y Salomón se daba un proceso de debilidad y declive en tanto en las potencias vecinas a Israel, Egipto, la potencia meridional, como en Mesopotamia, la septentrional y oriental.

Viendo el mapa de la época de David http://explorethemed.com/IAIsraeles.asp#2 y Shlomo http://explorethemed.com/IAIsraeles.asp#2 vemos como no se les ocurre expandirse por el mar, cuando los fenicios menos numerosos y con menos extensión de terreno se expanden y colonizan vía maríשלמה המלךtima, la vía más natural de los imperios de la zona, como Fenicia y Grecia. Salomón mantendrá el territorio en paz y favorecerá el comercio enriqueciendo a Israel, pero no se destinarán recursos a ampliar el territorio, lo que hubiera sido lógico, natural y habitual si Israel se hubiera comportado como las potencias y reinos “normales”.

Salomón que gobernó en paz con sus vecinos no aumentó los territorios ni los anexionó ni incorporó, fueron únicamente estado tapones que sirvieron para conseguir y reforzar los tratados de paz con sus vecinos. Integrarlos en Israel hubiera sido lo normal y lógico, como ha acontecido en toda la historia de los países.

Salvando las distancias geográficas y temporales, Suiza, la Confederación Helvética, que similarmente a Israel, su punto fuerte era el control de las grandes rutas comerciales, se extendió por el Sur, aprovechando la debilidad militar y política de las grandes potencias, hasta Valtelina, incluso Milán, pero después, tras sufrir graves derrotas, debió emprender la retirada. Los imperios sólo han retrocedido y se han retirado de territorios anexionados a causa de las derrotas sufridas por sus enemigos y vecinos. En realidad el freno a la expansión de todos, de todos, los reinos ha sido el declive económico y las derrotas militares.

Si hubiera seguido la lógica y dinámica social, Salomón habría ampliado las conquistas, gracias a las alianzas con Egipto, y al declive de los reinos mesopotámicos, y ayudado con multitud de mercenarios, financiado por las ricas arcas generadas por comerciשלמנ 2o intercontinental. Salomón se retiró de los dominios, para sellar los tratados de paz bajo el principio de “paz por territorios”, únicamente de aquellos territorios fuera de los límites señalados en Bemidbar 34:1-15.

Israel en su apogeo militar y económico se retira en pos de paz, y como alianza con los reinos vecinos, y en ningún caso amplia más y más sus fronteras, hasta ser derrotado. Sin derrota, y en pleno esplendor económico y militar, Israel se retira hasta su frontera, cuyos límites son señalados en Bemidbar 34:1-15.

Salomón será famoso por su sabiduría, sus construcciones, su comercio, su periodo de idolatría [I Melajim 11], sus obras literarias (Mishlei, Shir Hashirim, Kohelet) y por haber querido gobernar en paz, cuando militar y económicamente podía haber creado un imperio.

Si te gusta este artículo, recomendamos también:

Imperialismo y la Tora

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield