La Sinagoga, origen y propósito, Parte I

Synagoga
Synagoga

Un interesantísimo dossier acerca del origen y el propósito de las sinagogas por nuestro querido amigo el Dr. Yitzhak Calafi

“No te apartes de la comunidad. No te fíes de ti hasta el día de tu muerte, Hil.lel acostumbrara a decir”. [Pirké Avot 2:5]

Hil.lel  fue el compilador de la Mishná, y se refería a que el judío no sólo no debía bajo ningún concepto apartarse de la comunidad, sino que tenía que hacerse miembro de una congregación y de la colectividad israelita en general, así como frecuentar regularmente la sinagoga, participar en las oraciones y en todos los asuntos comunitarios, solidarizarse con la asamblea, comunidad, en todos los acontecimientos y no estar separado de ella, especialmente cuando ésta está en aprieto.

Sinagoga, en hebreo es בית הכנסת (Beit ha-Kneset, Casa de Asamblea, de la Congregación) es el lugar de reunión los judíos, y בית תפילה  (Beit Tefilá, Casa de Oración) es el lugar de culto/oración,  y  בית מדרש (Beit Midrash, Casa de Estudios del judaísmo y la interpretación de los textos sagrados (Torá/Tanaj y Talmud).

En yiddish decimos שול shul, y en ladino: אסנוגה esnoga o קהל kahal.

Los judíos reformistas, reconstruccionistas y ciertos conservadores las nombran a veces como “templo”. Otros términos de “sinagoga” de hace dos mil años incluyen (todos en griego): Sinagogion (lugar de comida), Didaskaleion (escuela), anfiteatrón (lugar para espectadores), Sabbateion (lugar del Sábado), Semneion (lugar sagrado), Oikos / Oikêma (edificio), y Topos (lugar).

Las sinagogas son espacios consagrados que se usan con el propósito de orar, leer,  estudiar la Torá y el Talmud. La Halajá, ley judía, sostiene que el culto judío comunal se puede llevar a cabo donde se reúnan diez judíos (un minyan). La adoración también puede llevarse a cabo con una sola persona o con menos de diez. Sin embargo, la Halajá (ley judía)considera que ciertas oraciones solo pueden ser recitadas por un minyan. En términos de sus funciones rituales y litúrgicas específicas, la sinagoga no reemplaza el destruido Templo de Jerusalem. La historia de la sinagoga es posible solo en la medida en que la historia judía sea considerada desde el punto de vista de esta importante institución.

TEMPLOS EN EL PAGANISMO, MORADAS DE LOS ESPIRITUS DIVINOS

La forma y función de los templos en las religiones no monoteístas es muy variable, aunque sus creyentes los consideran en cierto sentido como la “casa”, la morada de una o más deidades. Típicamente, se hacían/hacen ofrendas de algún tipo a la deidad y se promulgan otros rituales, y un grupo de clérigos mantiene y opera el templo.

El templo era considerado como la morada de un dios o dioses. [1]

EL TEMPLO EN EL JUDAÍSMO

El Templo de Yerushalayim es el lugar para que D-s more en las personas, no en el edificio.

Al salir de Egipto, Am Israel recibe la orden de construir un templo cuando se llegue a Eretz: Shemot/Éxodo 25:8: Y Me haréis un santuario (mikdash) para morar entre ellos. A diferencia del resto del resto de religiones, el templo no sería la morada del D-s de Israel, del D-s Creador del Universo, del Todopoderoso, el Eterno, sino que su función es la de ser un lugar en el que las personas se congregarían para alabar, suplicar y orar al Altísimo, y cuando una persona orase o suplicase, desde donde estuviere, cuando llegare a sentir cada cual su llaga y dolor y extendiere sus manos hacia esta Casa (el Templo de Jerusalem) el Eterno oirá desde el cielo, su morada, perdonará y retribuirá a cada cual conforme a sus actos, cuyo corazón Él (el Eterno) conoce, porque sólo Él conoce los corazones de los hijos de los hombres, para que Le teman y anden en Sus caminos todos los días que viven en la tierra. [2 Crónicas 6: 21-23]

El Rey Salomón al consagrar el Templo de Jerusalem oró al Eterno delante de toda la congregación y dijo: Oh Eterno, D-s de Israel, no hay D-s como Tú, ni arriba en el cielo ni abajo en la tierra, que guardas el Pacto y muestras misericordia con Tus siervos que andan ante Ti con todo su corazón.

1 Reyes 8:27: Pero ¿acaso D-s ciertamente habitará en la tierra? He aquí que el cielo y el cielo de los cielos no pueden contenerte. ¡Cuánto menos esta Casa que he construido!

2 Crónicas 6:18: Pero ¿habitará verdaderamente D-s con los hombres en la tierra? He aquí que el cielo y el cielo de los cielos no pueden contenerte. ¡Cuánto menos entonces esta Casa que he edificado!

Yeshayahu/Isaías 66:1-2: Así dice el Eterno: El cielo es Mi trono, y la tierra es el estado de Mis pies. ¿Dónde está la casa que Me podrías construir? ¿Dónde está el lugar que podría ser Mi lugar de descanso? Porque todas esas cosas las ha hecho Mi mano, y así existen todas esas cosa, dice el Eterno.

Así como hay un tiempo para cada cosa, también tiene que haber un lugar cada acción.

Hay tiempo de nacer, y de morir; de plantar, y de arrancar lo plantado; de llorar, y de reír; de lamentarse, y de regocijarse; así como hay diversos lugares para cada acción.

El lugar de encuentro más idóneo entre los creyentes para alabar, cantar, estudiar la Torá, pedir, y orar es el Templo, porque en ese lugar donde es más fácil tener un minyan, que el quórum necesario para el culto público. La congregación más pequeña que está autorizada para celebrar el culto público es una formada por diez hombres. [2]

ORIGEN DE LAS SINAGOGAS

La sinagoga, en la cual la congregación se reunió para adorar y recibir la instrucción religiosa relacionada con ella, se convirtió en la institución central del judaísmo (no se puede concebir ningún período de la historia de Israel sin ella), se considera de origen antiguo, remontándose ya a la época de Moshé (ver Yer. Targ., Shemot/Éxodo 18:20 y I Cronicas 16:39; Pesiḳ. 129b; Philo, “De Vita Mosis”, III: 27; Josefo, “Contra Ap.” II., § 17; Hechos de los Apóstoles 15:21). La “casa de la gente” (Yermiyahu/Jeremías. 39:8) Se interpreta, en un midrash citado por Rashi y Ḳimḥi (ad loc.), Como referencia a la sinagoga, y “bet ‘amma”, el arameo forma de esta frase, fue la designación popular en el siglo II para la sinagoga (Simeon b. Eleazar, en Shab. 32a). La sinagoga como institución permanente se originó probablemente en el período de la cautividad babilónica, cuando un lugar para el culto común y la instrucción se había vuelto necesario. El profeta, en la segunda parte del Libro de Isaías, al aplicar la frase “casa de oración” al Templo que se construirá en Jerusalem (Yeshayahu/Isaías 56:7 y también 60:7), puede haber usado una frase que, en el tiempo del Exilio, designó el lugar de adoración unida; esta interpretación es posible, además, en pasajes como Yeshayahu/Isaías 58:4.  El término fue preservado por los judíos helenísticos como el nombre de la sinagoga (προσευχή = οἶκος προσευχῆς; comp. También la alusión a la “proseucha” en Juvenal, “Satires”, III. 296).

Después del regreso del cautiverio, cuando se reorganizó la vida religiosa, especialmente bajo Ezra y sus sucesores, el culto congregacional, que consiste en la oración y la lectura de secciones de la Biblia, se desarrolló junto con el resurgimiento del culto del Templo en Jerusalén, y así condujo a la construcción de sinagogas. El lugar de reunión se llamaba “bet ha-keneset”, ya que una asamblea de personas para la adoración se denominaba “keneset”; La asamblea descrita en Nejemiyá/Nehemías 9-10. En la tradición se conocía como la “gran asamblea” (“keneset ha-gedolah”.                                                                   La sinagoga continuó siendo conocida por este nombre, aunque también fue llamada, brevemente, “keneset” (arameo, “kanishta”), y, en griego, συναγωγ.

Un punto de vista que está ganando impulso actualmente sostiene que, en cierto sentido, las “sinagogas” han existido desde que Am Israel es pueblo, e Israel es el pueblo más antiguo de la tierra con su identidad y religión propias. Es decir, si entendemos el término griego synagôgê en su primer significado, es decir, “congregación”, entonces la “sinagoga” en un nivel fue la asamblea nacional y culto de Israel. Por lo tanto, synagôgê se usa comúnmente en la LXX (la traducción griega de la Torá) para representar la reunión de las tribus antes del Tabernáculo (por ejemplo, Vayikrá/Levítico 8:3: Y convoca a toda la congregación a la puerta del Tabernáculo.

En Devarin/Deuteronomio 23:1-4, 8-9). La misma palabra se usa más adelante para describir la asamblea antes del Templo (1 Crónicas 5: 6).

En un nivel más local, las “sinagogas” (plural) habrían sido las asambleas populares de pueblos o ciudades, celebradas primero en las puertas de la ciudad y luego en las ágoras o plazas cívicas. En algún momento, estas reuniones públicas regulares se trasladaron dentro de los edificios públicos a los que los antiguos se referían con varias palabras, incluyendo synagôgê. En Egipto esta transición se produjo en el siglo III aEC Para el primer siglo EC, las fuentes indican que los edificios de la sinagoga existían en todas las ciudades de la diáspora judía.

La propagación de las sinagogas.

Las sinagogas de Eretz se mencionan por primera vez en Tehilim/Salmos 74 en el que las palabras “mo’ade el” (versículo 8) se interpretaron como “sinagoga” aunque estrictamente se refiere simplemente a un lugar de reunión (comp. “bet mo’ed”, Yov/Job 30:23; “bet wa’ad”, Ab. I. 4). Ninguno de los dos primeros libros de los Macabeos, sin embargo, menciona la quema de las sinagogas del país durante las persecuciones de Antíoco. La sinagoga en el Templo de Jerusalem se menciona en la tradición halajica (ver Yoma VII. 1; Soṭah VII. 7, 8; Tosef., Suk. IV.). Según las fuentes talmúdicas, había 394 sinagogas en Jerusalem cuando la ciudad fue destruida por Tito (Ket. 105), mientras que una segunda tradición da el número como 480 (Yer. Meg. 73d et al.). Otros pasajes dan la información adicional de que los judíos extranjeros en Jerusalem tenían sus propias sinagogas. Así había una sinagoga de los judíos alejandrinos (Tosef., Meg. 51; Yer. Meg. 73d); esta sinagoga se menciona en el texto neotestamentario Hechos de los Apóstoles 6: 9 (comp. 60: 29), que se refiere también a las sinagogas de los cenios, cilenses y asiáticos. Josefo menciona tanto la sinagoga construida por Agripa I en Dora (“Ant.” XIX. 6, § 3) como la gran sinagoga en Tiberíades, en la cual, durante la guerra contra Roma, se celebraron reuniones políticas el sábado (“Vita”, § 54). La sinagoga de Cesarea cobró importancia durante el inicio de este levantamiento (Josefo, “B. J.” II. 14, §§ 4-5); fue llamada la “sinagoga revolucionaria” (“kenishta di-meradta”) hasta el siglo cuarto.

Los evangelistas se refieren a las sinagogas de Nazaret (Mateo. 13:54; Marcos 6: 2; Lucas 4: 16) y Capernaum (Marcos1:21; Lucas 7: 5; Juan 6: 59) como lugares donde Jesús enseñó. Hay pocos detalles en la literatura tradicional sobre las otras sinagogas de Eretz, aunque se mencionan las de Beth-shean (Scythopolis; Yer. Meg. 74a), Cæsarea (Yer. Bik. 65d; ver arriba), Kefar Tiberias (Pesi. R. 196b), Kifra o Kufra (Yer. Ta’an. 68b; Meg. 70a), Lydda (Yer. Sheḳ. V., Final), Maon (Shab. 139a; Zab. 118b), Sepphoris (Pesi. 136b [la gran sinagoga]; Yer. Ber. 9a; Yer. Shab. 8a [la Sinagoga de los babilonios]; Yer. Ber. 6a [la Sinagoga de la Vid]), Tiberias (Ber. 8a, 30b [trece sinagogas]; Yer. Ta’an. 64a [la Sinagoga de la βουλή]; ‘Er. x. 10), y Ṭibe’in (Tosef., Meg. ii.).

En Eretz, los edificios de la sinagoga comenzaron a surgir en el primer siglo aEC, aunque quizás incluso un siglo antes. Aparte del asentamiento de Qumran, la evidencia arquitectónica más antigua de Eretz es la sinagoga en Gamla. Ubicado en el Golán, este edificio fue construido en la segunda mitad del primer siglo aEC. (Recientemente, se descubrió una sinagoga que data de 75-50 aEC fuera de Jericó.

Las fuentes literarias sugieren que los primeros edificios de las sinagogas existían en Judea, y que aún pueden descubrirse. Dos guerras devastadoras en Judea durante el primer y segundo siglo EC ayudaron a explicar la dificultad de encontrar restos de tales edificios, ya que los centros cívicos y religiosos locales habrían sido las primeras estructuras en cada ciudad en ser demolidas por los romanos.

En este sentido, debemos señalar que el filósofo judío Filón de Alejandría afirma que los esenios tenían salas de reunión llamadas “sinagogas” (synagôgai). Las excavaciones de Qumran identificaron varias salas que funcionaban en esta capacidad. Dado que se construyeron durante el reinado de Alexander Janneo (103-76 aEC) y, por lo tanto, son anteriores a la sinagoga Gamla, estas salas representan los primeros ejemplos de sinagogas de Eretz, aunque sean sectarias.

La evidencia más temprana de los edificios de la sinagoga proviene de Egipto en el siglo III aEC. Consiste en dos dedicatorias de sinagoga y una referencia en una carta en papiro de la aldea de Alexandrou-Nesos (Egipto Medio) que data del 218 aEC.

La evidencia arquitectónica más temprana de la diáspora es la sinagoga en la isla de Delos en el mar Egeo. Esta sala fue: (a) originalmente construida como una sinagoga en el siglo II aEC., o (b) primero construida como una sala de culto pagana, abandonada y luego transformada en sinagoga en el primer siglo aEC.  [3]

Las “Sinagogas” o Casas de Asamblea eran edificios construidos para el culto; un simple local hacía las veces de lugar de reunión, pero también existían grandes edificios para este fin. El número de sinagogas creció al establecerse la lectura pública de la Torá. En el año 70, en el momento de ser sitiada y destruida por las legiones de Tito, Jerusalem contaba con unas 400 sinagogas. [4]

La primera evocación bíblica de una concentración fuera del Templo se encuentra en Yeshayahu/Isaías 8:16  en el que trata de un círculo de discípulos reunidos a su alrededor, con el fin de escuchar a través de él la palabra del Eterno y la Torá. Es igual el caso de Yejezkiel/Ezequiel 8:1 donde los ancianos de Judea se reúnen en la casa de Ezequiel. El Tehilim/salmo 74:8 menciona “los centros consagrados a D-s en el país”.

Después de la destrucción del Primer y Segundo Templo las sinagogas se multiplicaron.

Según la tradición rabínica consignada en la Mishná (la cual fue compilada hacia el 200 dEC. más de un siglo después de la destrucción del Segundo Templo), una gran ciudad tiene que contar obligatoriamente con diez batlanim, de lo contrario es un pueblo. Un batlan se define como un individuo que ha renunciado a su trabajo para ir a rezar. La Mishná dice que existe una sinagoga en cualquier sitio donde un minyán de diez hombres es capaz, no importa en qué momento, de reunirse para rezar.

El Talmud menciona numerosas sinagogas en Mesopotamia, entre ellas la de Nehardea, y más de 400 sinagogas en Jerusalem antes de la destrucción del Segundo Templo, mientras que los Evangelios evocan las de Nazaret y Cafarnaúm. El texto neotestamentario de Los Hechos de los Apóstoles indica también que las sinagogas que se encontraban en cada ciudad existían desde hacía muchísimos años antes (Hechos de los Apóstoles 15:21, 16:13), y se citan muchas, entre ellas las de Cirene y las de Alejandría. Shaul de Tarso, Pablo, predicó en las sinagogas de Damasco, de Salamina, de Antioquía, y entre otras en Hispania (Epístola a los Romanos 15:23-24 y  Epístola a Timoteo 4: 6-8 confirma que las visitó). 

La sinagoga y la academia fueron las dos instituciones que preservaron la esencia del judaísmo de la diáspora y la salvaron de la aniquilación. Como lugar de culto público, la sinagoga se convirtió en el eje de cada comunidad, al igual que el Santuario de Jerusalem había sido el centro de toda la gente. Yejezkiel/Ezequiel 11:16, “Sin embargo, seré para ellos como un pequeño santuario”, fue interpretado correctamente, por lo tanto, para significar que en su dispersión Israel conservaría la sinagoga como un santuario en miniatura en compensación por la pérdida del Templo (Targ. Ad loc.), y la comunidad se cristalizó alrededor de la sinagoga, la única organización posible para los judíos de la diáspora. Por lo tanto, la adoración sinagogal, por más que pueda variar en detalle en los diferentes países, fue la expresión visible más importante del judaísmo y el principal medio para unir a los judíos dispersos en todo el mundo; mientras que la academia, de la misma manera, garantizaba la unidad del espíritu religioso que animaba la sinagoga. La sinagoga, en consecuencia, es la característica más importante de la comunidad judía, que es inconcebible sin ella.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield