Profecías realizadas

Dead sea scrolls
See page for author [Public domain], via Wikimedia Commons

 

En este interesantísimo artículo, el Dr. Calafi, nos demuestra como al analizar la historia del pueblo judío, nos podemos dar cuenta de que las profecías del Tanaj se están realizando.

Hace más de tres milenios y medio que tenemos la Torah, todo ha cambiado desde entonces, las naciones, las lenguas, tradiciones y costumbres, valores, sociedades, pueblos; la ciencia y tecnología han avanzado.

Las naciones de antaño han desparecido. Israel y China son las únicas que persisten desde hace tres milenios y medio, pero todas ellas –excepto Am Israel-  han cambiado sus ideologías, religiones y credos. Am Israel es la única nación que persiste desde entonces sin haber modificado su base constitucional, la Torah.

Las profecías y enseñanzas de la Torah siguen siendo vigentes y eternamente ciertas, podemos confiar absolutamente en la Torah, ya que D-s no hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta, lo que Él ha dicho lo cumplirá y en la misma Toráh está profetizado que Am Israel es un pueblo que ha de habitar solitario y que no ha de ser contado entre las naciones. [Bemidbar –Números- 23:9].

Am Israel durará eternamente

Am Israel es el pueblo más perseguido de entre todas las naciones desde su mismo nacimiento. Hamalek intentó destruirlo en su paso por el desierto, y la historia de Israel se complementa con la del antisemitismo y judeofobia. A pesar de ser pocos los yehudim, contamos con la ayuda del Eterno y Su Palabra y su brazo potente, fuerte que nos defiende.

Las grandes naciones que han albergado el Galut, al haber sido dispersado por la fuerza nuestro pueblo entre las naciones de todo el orbe, han intentado mantener al margen a Am Israel, cumpliendo sin ser conscientes las profecías de la Torah.

La cristiandad consideraba que los judíos no teníamos derecho a vivir entre ellos siendo judíos, de ahí el obsesivo intentó convertir a los judíos. Al laicizarse Europa sus gobernantes proclamaron: no tenéis derecho a vivir entre nosotros, por lo que expulsaron a sus judíos. Los nazis alemanes-austriacos decretaron finalmente: no tenéis derecho a vivir, y en estos días los judeófobos niegan el derecho de nuestra nación a su existencia. Son anti Israel, no por como Israel es, sino porque Israel existe.

El Islam en sus albores asesinó y prohibió la presencia de judíos en Arabia, después intentó convertirlos en Eretz Israel a través de las leyes de la dhimmitud y ahora niega el derecho de Am Israel a su existencia.

Históricamente los intentos de conversión, expulsión y aniquilación de judíos ha hermanado Edom y el Islam, una fraternidad que se cementa con la sangre de Am Israel.

Hoy las naciones no aceptan la capitalidad de Yerushalayim, niegan los vínculos de ésta y del Monte del Templo con el pueblo judío. Las Naciones Unidas condenan casi en exclusiva a Israel por pretendidos crímenes. Hay países como la República Islámica de Irán que exigen de una manera enfermiza destruir Israel y un gran número de naciones comparte la idea y otras callan de manera cómplice.

Ni los misioneros cristianos, ni la Inquisición, ni los nazis no pudieron hacer desaparecer Am Israel, el judaísmo de la tierra, así como tampoco los actuales enemigos de Am Israel podrán hacerla desaparecer, tal como fue profetizado.

  • Vayikrá –Levítico- 26:44-45: “Aun con todo esto, estando ellos en la tierra de sus enemigos, Yo no los rechazaré ni los detestaré hasta consumirlos, invalidando Mi pacto con ellos; porque Yo, el Eterno, soy su D-s. Pero a favor de ellos Me acordaré del pacto con sus antepasados, a quienes saqué de la tierra de Egipto a la vista de las naciones, para ser su D-s. Yo, el Eterno.”
  • Yirmiyahu –Jeremías- 31:34-36: “Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: ’Conoce al Eterno’ Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Señor. Porque Yo perdonaré su iniquidad y no Me acordaré más de su pecado. Así ha dicho el Señor, quien da el sol para luz del día, y la luna y las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar de manera que rugen sus olas, D-s de los Ejércitos es Su nombre. Si esas leyes faltasen delante de Mí, dice el Eterno, entonces la descendencia de Israel dejaría de ser nación delante de Mí, perpetuamente.”
  • Yirmiyahu 5:15-18: He aquí, dice D-s, Yo traigo sobre vosotros, oh Casa de Israel, una nación distante, una nación robusta, una nación antigua, una nación cuya lengua ignoras; no entenderás lo que diga. Su aljaba es como sepulcro abierto; todos ellos son valientes. Comerá tu mies y tu pan; comerá a tus hijos y a tus hijas. Comerá tus ovejas y tus vacas; comerá tus viñas y tus higueras. A espada destruirá tus ciudades fortificadas en las cuales confías. Sin embargo, dice D-s, no haré con vosotros exterminio completo.

Eretz Israel pertenece al Pueblo Judío por toda la eternidad

  • Bereshit –Génesis- 13:15: Porque toda la tierra que ves Te la daré a ti y a tu descendencia, para siempre.
  • Tehilim- Salmos- 105:7-11: Él es el Señor, nuestro D-s; en toda la tierra están Sus juicios. Se acordó para siempre de Su Pacto -de la palabra que mandó para mil generaciones-, el cual hizo con Abraham; y de su juramento a Isaac. Lo confirmó a Jacob por estatuto, como pacto sempiterno a Israel, diciendo: “A ti daré la tierra de Canaán; como la porción que poseeréis.”

La Torah advierte a Am Israel que si abandona la Torah será exiliada de Eretz Israel y la tierra permanecerá desolada, no obstante Eretz Israel es nuestra tierra y únicamente nuestra, inclusive en su desolación.  La Torah añade que las naciones ocupantes no podrán establecerse en ella o asentarse en forma permanente, pues los no-judíos no podrán tomar posesión de Eretz Israel ni anular su santidad. Vayikrá –Levítico- 26:33-35:

“A vosotros os esparciré entre las naciones. Desenvainaré la espada en pos de vosotros, y vuestra tierra será asolada y vuestras ciudades convertidas en ruinas. Entonces la tierra disfrutará de su reposo durante todos los días de su desolación, mientras vosotros estéis en la tierra de vuestros enemigos. ¡Entonces la tierra descansará y disfrutará de su reposo! Todo el tiempo que esté asolada disfrutará del reposo que no disfrutó mientras vosotros disfrutabais de vuestro reposo cuando habitabais en ella”.

A lo largo de todo el exilio de nuestro pueblo, Am Israel, siempre ha habido asentamiento judío en Eretz Israel y en Yerushalayim. El Eterno prometió que jamás destruiría la presencia judía en Eretz y que ésta jamás se quedaría sin presencia judía, por más pequeña que fuera. Y así ha sido hasta nuestros días.

Todas las naciones nacen, crecen y al final desparecen, así como todas las ideologías, es el normal y lógico devenir de todos los pueblos y naciones, como podemos comprobar a lo largo de la historia de las naciones y de la humanidad. Sólo hay una excepción, un pueblo que escapa a esa lógica y normal evolución e involución, y ese pueblo es Am Israel de lo que ya fue profetizado hace milenios.

El cumplimiento de dichas promesas contra toda la lógica social y  contra todo el normal devenir de todos los pueblos -que nacen, crecen y desaparecen-, a lo largo de extensa historia de la humanidad, constituye un claro y verdadero testimonio de que el Eterno, Quien nos dio Su palabra, la Torah, es el Amo y Director de la Historia. Él decreta y Él ejecuta, Él promete y Él cumple sus promesas.

 

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield