La fascinación y la rutina

Si caminando por los bosques aparece un arroyo justo en el instante en el que empezamos a sentir sed, lo llamaríamos milagro. Y si en una segunda caminata sintiésemos sed en el mismo sitio y volviese a aparecer el arroyo, nos daríamos cuenta de la coincidencia. Pero si ese arroyo estuviera allí siempre, lo daríamos por sentado y dejaríamos de notarlo. Sin embargo, ¿acaso no es eso todavía más milagroso? (Rabi I. Baal Shem Tov)

Al cobijarnos bajo las ramas fecundas de Tu Bishvat somos invitados a experimentar una vez más en nuestra propia piel que frente a la maravilla de la naturaleza lo único natural es el asombro permanente y genuino. Esta fascinación nos lleva a un profundo y verdadero amos a D´s, como nos enseña el Rambam (Leyes de los fundamentos de la Tora 2:2): “Cuando el hombre contempla Sus obras y creaciones grandiosas y maravillosas, vislumbrando por medio de ellas Su sabiduría inconmensurable e infinita, de inmediato Lo ama, Lo alaba y Lo glorifica, y es presa de un intenso anhelo por conocer ese gran Dios, como lo dijo David: “Mi alma está sedienta del Dios viviente” (Salmos 42:3).

Además, la observación de la belleza de la creación, nos da un sentido de responsabilidad que nos alienta a cuidar y perpetuar lo que nos ha sido dado, a fin de que quienes nos sucedan gocen de idéntica posibilidad de maravillarse frente a lo asombroso. Tal como dice el Midrash (Vaikra Raba): “Cuando lleguéis a la tierra plantareis toda clase de árboles frutales” (Vaikra 19:23). Dijo D´s al pueblo de Israel: Aun que la encontréis llena de todo lo bueno, no digáis “descansaremos y no plantaremos”, sino esmeraos en vuestras plantaciones. De la misma forma que encontraron plantaciones que otros las plantaron, así mismo debéis plantar para que desfruten vuestros hijos”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield