Balak – El conocimiento de D-s no es exclusivo de Am Israel

Espiritualidad
Espiritualidad


Parashat Balak, por Dr. Yitzhak Calafi

Nuestros patriarcas Abraham, Yitzhak y Yaacob no sólo fueron tres personas que existieron y vivieron en su época tal como explica la Torá, sino que también representan arquetipos. Pero no sólo ellos, a su vez también Lot, Yihsmael, y Esav, entre otros tantos protagonistas bíblicos.

El conocimiento de la existencia del D-s no es exclusivo de Am Israel

Lot, el sobrino de Abraham –y primo de Yitzhak- supo de la existencia del D-s único, también Yishmael, hijo de Abraham y hermanastro de Yitzhak, como también lo supo Esav, hermano de Yaacob y ambos hijos de Yitzhak.

De Esav procede Edom y por extensión Europa. De Yishmael, los ismaelitas, el Islam. Y de Yaacob, nosotros los Yehudim, Am Israel. Balak era el rey de Moáv, pueblo descendiente del sobrino de Abraham, Lot y de la relación incestuosa con su hija mayor, [1] por lo que los moabitas eran primos de los hijos de Israel.

El Midrash Bereshit (Génesis) Rabbá 75 y el Zohar aseguran que Bilam era el nieto de Labán. Éste era el hermano de Rivká, hija de Betuel, hijo de Milcá, mujer de Najor, el hermano de Abraham. Labán fue cuñado de Yitzhak, padre de nuestras matriarcas Rajel y Lea y suegro de Yaacob. Bilam había animado y exacerbado a Hamalek a librar la primera batalla ofensiva contra Israel [Targum Yonatán 31:8]

No únicamente Abraham conoció al Eterno, sino también gente que no era de su familia/clan, como Malkitzédek, rey de Shalem –Yerushalayim – y sacerdote del D-s Altísimo [2]. Yióv (Job), Yitró (Jetró), también Bilam, fueron seres pertenecientes al linaje humano que desde los albores de la Humanidad, paralelamente a Abraham han reconocido la verdad y la realidad del D-s Único. Yishmael y Esav, a continuación de Abraham y por ser continuación biológica de él, supieron de la existencia del Eterno.

Balak quiso que D-s maldijera a Am Israel por lo que contrató los “servicios” de Bilam por que tuvo miedo del poder de Am Israel. La parashá relata que Bilam quería perjudicar y maldecir a Am Israel, pero él declara que sólo proferirá las palabras que el Eterno le dijese. El profeta Bilam sabrá directamente por el Eterno que Am Israel es un pueblo bendito, en quien no se ha visto maldad, ni magia ni hechicería, y que él [Bilam] no puede maldecir a quién D-s no maldice, y añadirá que Am Israel será un pueblo solitario y no se contará entre las demás gentes, Am Israel es y será un pueblo singular, y será bendito el que lo bendiga y maldito el que lo maldiga.

Conocimiento intelectual de D-s y la moralidad

Conocer intelectual y/o espiritualmente la existencia del D-s Único no asegura en absoluto llevar una perfecta moralidad ni tener un “buen corazón”. Rabán Yojanán, hijo de Zakay, preguntó a sus cinco discípulos cuál era el camino bueno al cual la persona debe adherirse, y la mejor respuesta fue la de Rabí Elazar: “un buen corazón”. [Pirke Avot 2:13]

Bilam reconoció a D-s, pero esto no estaba asociado a la bondad de carácter y una perfecta moralidad. No había recibido su reafirmación y orientación por la Revelación de Har Sinái, ni se comprometió con la Torá ni con las mitzvot, ni con la primera de Bene Noaj, la concerniente a la justicia. En absoluto es justo buscar perjudicar a un pueblo.

La creencia en D-s y las mitzvot. Diferencias de profetas con odio y con amor

Bilam es el prototipo de la persona devota y religiosa, creyente intelectualmente en D-s, pero que no sigue las órdenes divinas, las mitzvot; le guía un odio gratuito, destruir con su maldición a un pueblo, en lugar de buscar su bien. Los profetas de Israel se lamentarán y sufrirán por la destrucción de Moav: Por tanto mi corazón gime como una lira por Moav, y mis entrañas por Kir Harés. [Yeshayahu 16:11] o por la de Tiro [Yejezkel 27]. Y me vino otra vez la palabra del Eterno, diciéndome: Hijo de hombre, entona una endecha por el rey de Tiro, y dile…[[Yejezkel 28:11-12]

Tenemos el caso de Yoná, hijo de Amitay, que recibe el encargo del Eterno de ir a Nínive para que los moradores de esta ciudad hagan teshuvá, se arrepientna y eviten así ser destruidos. El libro relata que Yoná inicialmente rehúye obedecer, se embarca rumbo a Tarshish, en el camino se desencadena una tempestad, los tripulantes lo arrojan al mar en medio de la tempestad, es rescatado por un gran pez, recibe por segunda vez la orden de D–s de ir a Nínive para predicar el arrepentimiento y teshuvá.

La Torá también nos relata como Abraham “regatea” con el Eterno para que no destruya a Sodoma y Gomorra, por amor a los habitantes de ambas ciudades.

Diferencias entre profetas

El profeta de Israel busca el bien de Am Israel y el de la Humanidad: ¿Siento acaso Yo algún placer en que muera el malvado?, dice D-s el Eterno. ¿No quiero más bien que vuelva de sus caminos y viva? [Yekezkel 18:23].

Yishmael, el hijo de Abraham, recibió la creencia de su padre en D-s. Agar, su madre, supo por el ángel del Eterno que multiplicaría enormemente su descendencia (de Yishmael) y que sería indómito entre los hombres, su mano será contra todos y la de todos contra él y que morará frente a todos sus hermanos. La religión de Yishmael, el Islam, es una fe monoteísta, sin contaminación de paganismo ni sincretismos, no como la de los descendientes de Esav.

Rabí Jaim Vital dice: “Otras naciones se han gobernado entre ellas mismas, más no Yishmael, quien ha sido siempre nómada del desierto, quien no tiene contacto regular con otros. Son como asaltantes, que salen a tobar a otros y luego regresan a sus tiendas, cómo está dicho: Él será un hombre salvaje”. Targúm Onkelós traduce “hombre salvaje como uno que mata personas”.

El Corán atribuye a Alá la maldición sobre Am Israel. Corán 5:64: Los judíos dicen: «La mano de Alá está cerrada». ¡Que sus propias manos estén cerradas y sean malditos por lo que dicen! Al contrario, Sus manos están abiertas y Él distribuye Sus dones como quiere. Pero la Revelación que tú has recibido de tu Señor acrecentará en muchos de ellos su rebelión e incredulidad. Hemos suscitado entre ellos hostilidad y odio hasta el día de la Resurrección. Siempre que encienden el fuego de la guerra, Alá se lo apaga. Se dan a corromper en la tierra y Alá no ama a los corruptores.

El cristianismo ha tenido épocas aún más perversas, pregonando creer en un D-s trino, sólo incompresible para sus mismos seguidores, sin los valores de la Torá, han perseguido, maldecido, asesinado a aquellos a quien consideraban “infieles”. [3]

Hemos visto el caso del fallecido recién presidente Hugo Chavéz que maldijo “desde lo profundo de sus vísceras a Israel”, y que falleció recientemente de un cáncer en sus entrañas. Chavéz dijo creer en D-s y se declaró devoto cristiano. [4]

El peor camino del que el ser humano se debe alejar es el del “mal corazón” como dice Rabán Yojanán, hijo de Zakay, en Pirké Avot 2:14.

Creer en D-s y el buen corazón [amor al prójimo]

Creer únicamente en D-s no basta, es necesario e imprescindible obedecerle, seguir las mitzvot, con el “buen corazón”, la bondad de carácter, el amor al prójimo y la perfecta moralidad de comportamiento que es lo que Eterno pide de nosotros.

Sin amor al prójimo y sin seguir Sus preceptos, únicamente la creencia en D-s no es suficiente para agradar al Eterno: Las obras de Sus manos son verdad y justicia. Todos Sus preceptos son verdaderos. Fueron establecidos por siempre y para siempre. Fueron hechos en verdad y rectitud. Él ha enviado la redención a Su pueblo. Él ha ordenado Su Pacto para siempre. Sagrado y terrible es Su Nombre. El temor del Eterno es el principio de la sabiduría. Buen entendimiento tienen todos los que cumplen sus mitzvot. Su alabanza perdura por siempre. Tehilim 111:7-10

Escuchen esto todos los pueblos. Presten oídos todos los habitantes del mundo, …Ningún hombre puede por medio alguno redimir a su hermano, ni dar a D-s un rescate por él, porque demasiado costosa es la redención de su alma y no se logrará jamás para que pueda vivir siempre y no vea el hoyo, ….. Pero D-s redimirá mi alma del poder del sheol, porque me recibirá. ..….Tehilim 49:2,8,16

Oh Israel, confía en el Eterno, porque con el Eterno hay misericordia, y con Él hay redención en grado sumo. Y Él redimirá a Israel de todas sus iniquidades. Tehilim 130:7-8

Que podamos afirmar con nuestra vida y nuestros actos lo que el Salmista expresa: Gran paz tienen los que aman Tu ley, y no hay tropiezos para ellos. He esperado Tu salvación, oh Eterno, y he cumplido Tus reglamentos. Mi alma ha observado Tus testimonios, y yo los amo en grado sumo. He cumplido Tus preceptos y Tus testimonios, porque todos mis caminos están delante de Ti. Tehilim 119:165-168

Amén veamén

NOTAS:
[1] Bereshit 19:30-38
[2] Bereshit 14:18-20
[3] Yitzhak Calafi ¿Quién maldice a Israel?
[4] http://impacto.mx/global/aGz/hugo-ch%C3%A1vez-ahora-s%C3%AD-cree-en-dios
Hugo Chavez maldice a Israel: http://www.youtube.com/watch?v=TIPnkiaINcc

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield