Ki Tisa: El Péndulo de la Fe

Por: Dr. Yitzhak Calafi

pendulo“Más que cien mil fusiles nos respaldan Diez Mandamientos” ha afirmado el presidente de Israel, Shimón Peres, ante la amenaza iraní de destruir Israel. [1]

Shemot 32: 1: Y como viese el pueblo que Moshéh demoraba mucho en descender de la montaña, se acercó el pueblo a Aarón y le dijo: “Levántate y haznos dioses que nos protejan, porque no sabemos qué fue de ese Moshéh que nos hizo subir de la tierra de Egipto”.

Moshéh mientras permaneció en la montaña cuarenta días y cuarenta noches [2] el pueblo se desvió pronto de la senda que D-s les había prescripto y se hicieron un becerro de fundición, se prosternaron ante él, le ofrecieron sacrificios y dijeron: “¡Estos son tus dioses Israel, los que te hicieron subir desde la tierra de Egipto!” [3]

Movimiento pendular en la actitud de Am Israel: Desde el ascenso a la cima de la fe hasta el descenso hasta la herejía y el descreimiento, nuevamente ascenso y retorno.

La vida de cada individuo puede pasar por una trayectoria semejante de ascenso, y descenso, desde lo sublime en el que uno mismo adquiere conciencia de la existencia del Eterno, de Su grandeza y majestuosidad, y reconociendo que los cielos proclaman la gloria de D-s, y la expansión del firmamento muestra la obra de Sus manos [4], creyendo que Él es el Pastor que le custodiará por lo que no le faltará nada, que el Todopoderoso le conducirá junto a aguas tranquilas y le guiará por sendas de justicia por Su Nombre, y aún pasando por un valle tenebroso no ha de temer mal alguno, porque el Eterno estará con él, alentando con Su vara y cayado, y discurrirá su vida pasando por etapas en que las podrá llegar a disminuir su compromiso con el Omnipresente, de debilidad espiritual, para pasar nuevamente a fortalecerse en las Mitzvot y en la fe en el Eterno.

moshe e milhemet amalekMoshéh asciende al Monte Sinái por Mandato Divino, se ausentará por cuarenta días, tiempo posiblemente ignorado por el mismo Moshéh, el pueblo se impacienta por su ausencia, recordemos que anteriormente habían sido atacados gratuitamente y sin motivo por Hamalek al salir de Refidim [5] y fue Moshéh el que le dijo a Yehoshúa que escogiera hombres fuertes para luchar y hacerle frente, y cuando Moshéh alzaba sus manos, Israel prevalecía, y cuando sus manos caía, Israel desfallecía. Moshéh llevaba su vara, la que llevaba el nombre del Eterno y que había sacado del campo de su suegro Yitró. Es muy probable que el pueblo le atribuyese algunos poderes personales.

Am Israel había vivido entre los idólatras egipcios durante la época que fue oprimido por estos. El monoteísmo puro introducido por Abraham y transmitido por él a Isaac, Yaacob y sus descendientes, estuvo en grave peligro en la estadía en Egipto. Según Maimónides, las tribus de Israel incurrieron en idolatría persistente como resultado de las condiciones imperantes en la tierra de Egipto, sólo la tribu de Levi quedará a salvo de este trágico error, explica Rambam. Miembros de los que salieron de Egipto, de la mezcla numerosa de personas que salió junto a Israel, que llegará a fundirse plenamente en Am Israel, tenían un concepto menos puro del monoteísmo, un pensamiento sincrético, aunque creyendo en D-s , tendrán con la necesidad de encarnarlo en algo visible, como el becerro de oro, “dioses que fueran delante del pueblo” y que fueron proclamados “estos son tus dioses Israel, los que te hicieron subir desde la tierra de Egipto” [6]

El Targún Yonatán indica que el número de prosélitos que salieron con Am Israel de Egipto alcanzaba la cifra de 2.400.000, compuesta de bastardos, esclavos y de prisioneros de guerra, y de egipcios convencidos desde la última plaga que querían vincularse al D-s de Israel, los sinceros entre los egipcios. Como recuerda el Rav. Eli Munk, el Zóhar describe en múltiples ocasiones cómo Moshéh quiso conducir a esta gran masa de prosélitos a un amor hacia D-s cada vez más profundo y a una fidelidad cada vez más consolidada. El Eterno le advirtió que esta multitud difusa sacaba su fueras vivas de raíces corruptas y podridas y que no soportaría, moralmente hablando, las temibles pruebas que le esperaban a Israel en su evolución futura. Moshéh nunca creyó que se trataba de un entusiasmo pasajero en estos nuevos conversos. Él creyó que había llegado la hora de realizar, en un sentido espiritual, la promesa Divina dirigida a Abraham: “Ellos saldrán de Egipto con grandes riquezas”, y según Moshéh, esto debía esto aplicarse a los tesoros espirituales constituidos por los gentiles convertidos al judaísmo. Sabemos que Moshéh mostraba simpatía por os prosélitos pues su madre putativa era la hija de Parhóh, y su esposa Tziporá también era prosélita. Muchos de los nuevos guerim fueron el origen de de muchos movimientos de disidencia desencadenados por ellos en el campamento de Israel, muchas deserciones, con consecuencias nefastas para el resto del Pueblo.

sinaiLos judíos eran incapaces de adorar un becerro (Av. Zaráh 4b) pero la mezcla de gente creerá necesario tener un ídolo protector, aunque hayan visto maravillas, ante la ausencia de Moshéh se sienten huérfanos, inseguros, frágiles, quieren protección, y le piden a Aharón que le haga dioses que le pretejan, como explica Isaac Abarbanel, ya que todas las naciones de la antigüedad se entregaban al culto de imágenes, excepto los hebreos, ahora bien el pueblo espera que Moshéh le dé alguna cosa visible de parte del Eterno, algo a lo que ellos puedan dirigirse, como fue el caso de las columnas de humo y de fuego cuado salieron de Egipto. Ellos las habían contemplado, y volviéndose hacia las mismas, habían dirigido sus plegarias a D-s. Esperaron así el retorno de Moshéh, éste se ausentaba, cuarenta días, sin llevarse alimento y una parte del pueblo se sentía abandonado, se formaron grupos, se discutió, les entró miedo, pánico, y a algunos les pareció apropiado buscar una figura, un objeto concreto de adoración a quien se podían dirigir, -era una concesión a la tradición de muchos de los nuevos incorporados a Am Israel-, sin por ello renegar de D-s, quien los había sacado de Egipto. Su pecado, su transgresión, fue el haber confeccionado una imagen que les estaba prohibida, y haber atribuido un atributo Divino a la forma que ellos habían hecho con sus manos contraviniendo la orden Divina. El cinco por mil del pueblo, tres mil personas de todo el pueblo, cayó en el propósito de reemplazar a Moshéh por un agente intermediario entre D-s y Su Pueblo, como dice Rabí A. Ibn Ezrá (XX,20). El pecado no fue de apostasía, sino violar la prohibición de Shitúf (la asociación de D-s con otro agente): “No hagáis junto a Mí dioses de plata, ni dioses de oro os hagáis” [7]. La intención era erigir una fuerza mediadora, en honor del Eterno, ya que debía ser elestátua factor de unión e intermediación entre Am Israel y el Eterno. Sólo los antiguos paganos, convertidos al judaísmo, tres millares, que eran una pequeña parte de la multitud numerosa vieron en el becerro de oro a un ídolo, pero muy estridente que se entregaron delante de él al culto de la idolatría, como afirman Rab. Ch. Ben Attar, Rabí S.R. Hirsch, Rav. E. Munk

En otras épocas gran parte del Pueblo adorará a Baales, como el caso de las Diez Tribus del Norte, de Israel, que serán deportadas el año 722 aEC por Sargón II de Asiria. [8]

En los dos primeros siglos de la EC habrán yehudim que seguirán a Pablo y creerán que D-s se encarnó en un ser humano, judío y rabino, pretendiendo que esta “encarnación” será más fácil de entender para que los gentiles acepten la existencia de D-s.

En tiempos más tardíos, muchos judíos saldrán del gueto al que estaban confinados forzosamente por los hijos de Esav en tierras de Edom y pensarán que reformando la ley y anulando las partes que “podían desagradar” a los gentiles haría más seductor, atractivo y aceptable el judaísmo y el monoteísmo a los edomitas.

También se dará la burda adoración al hombre, no en un solo hombre como Pablo lo hará con Jesús, sino al hombre en su conjunto, como única fuerza universal y muchos judíos mayormente centroeuropeos, engrosarán las filas de los movimientos sociales revolucionarios, opinando que la liberación, redención y salvación del hombre está en manos del mismo hombre, como afirma la estrofa del himno de la Internacional: “Ni en dioses, reyes ni tribunos, está el supremo salvador. Nosotros mismos realicemos el esfuerzo redentor”. [9]

bezerro e outoTodos los movimientos sociales que se han erigido como guía moral y redentora de la humanidad han acabado en el basurero de la historia, porque únicamente la Salvación procede del Eterno, el resto no son más inútiles “becerros de oro”. [10] El único que puede salvar al hombre es el Eterno [11] , y únicamente Él es nuestra luz y salvación. [12] D-s es nuestra salvación, en Él únicamente hemos de confiar, y no temeremos porque D-s el Eterno es nuestra fortaleza, y Él se ha tornado en nuestra salvación. [13] Y vendrá un redentor de Sion, a los que se vuelven de la transgresión en Yaacob, dice el Eterno. [14] D-s es nuestro Salvador y Redentor que nos formó desde el seno, que hace todas las cosas, y que expande los cielos y que extiende la tierra por si í solo. [15]. Desagarremos nuestro corazón y volvamos al Eterno nuestro D-s, porque Él otorga Su gracia y Su compasión. [16]

Ante las amenazas del actual Hamalek iraní que nos quiere destruir gratuitamente hemos de recordar que es el Eterno quien nos protege, y es en Él en quien hemos de confiar. Moshéh le dijo a Yehoshúa que escogiera hombres fuertes para luchar y hacerle frente, y que cuando Moshéh alzaba sus manos, Israel prevalecía, y cuando sus manos caían, Israel desfallecía, fue la combinación de la oración y los hombres fuertes la que salvó a Israel de Hamalek, y como dice el presidente de Israel, Shimon Peres: “Más que cien mil fusiles nos respaldan Diez Mandamientos”.


NOTAS

[1] http://www.israelenlinea.com/israel/noticias/nacional/4284-peres- [2] Shemot 24:18, [3] Shemot 32:8, [4] Tehilim 19:2, [5] Shemot 17:8-16, [6] Shemot 32:8, [7] Shemot 20:20, [8] http://es.wikipedia.org/wiki/Tribus_perdidas, [9] http://es.wikipedia.org/wiki/La_Internacional, [10]Shemot 15:2: Mi fortaleza es el Eterno, numen de mi canto. Él es mi salvación. Es mi D-s y como tal Lo alabaré, [11] Tehilim 3:8, 18:3, [12] Tehilim 27:1, 62:2-3, 7-8, [13] Yeshayahu 12:2 Yeshayahu 59:20, [14] Shemot 14:13: Con Tu misericordia guiaste al pueblo que redimiste, Los condujiste a Tu Santa morada, [15] Tehilim 19:15, Yob 19:25, Yeshayahu 41:14, 54:5, 44:6, 44:24, 47:4, 49:7, 59:20, Yirmiyahu 50:34, [16] Yoel 2:13

1 Comment on Ki Tisa: El Péndulo de la Fe

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Ki Tisa: Tu reacción es importante | Judaísmo para Morim y Rabanim | Centro Kehila

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield