Koraj – No te apartes de la comunidad

Majloket
Majloket

 

Parashat Koraj (Bemidbar 16:1 – 18:32), por Dr. Yitzhak Calafi

Toda controversia que tiene fines sagrados llevará finalmente a un resultado duradero; pero la que no es hecha con fines sagrados, no llevará a un resultado duradero. ¿Cuál controversia fue hecha con fines sagrados? La de Hillel y Shamay. ¿Y cuál no fue hecha con fines sagrados? La de Koraj y toda su compañía (en contra de Moshé). [Pirké Avot 5:20]

La parashá de esta semana habla de la revuelta de Koraj, Datán y Avirám y de cómo fracasó: Pero Koraj, hijo de Yitzhar, hijo de Kehat, hijo de Leví; Datán y Aviram, hijos de Eliyab; y On, hijo de Pélet, de la tribu de Reuven, se ensoberbecieron y se levantaron contra Moshé, acompañados por doscientos cincuenta hombres de los hijos de Israel, príncipes de la Congregación, personas escogidas de la Asamblea, varones de renombre, [Bemidbar 16:1-2].

Koraj recordará que toda la congregación de Israel oyó en Har Sinái los Diez Mandamientos. [Devarim 5:22] y aducirá que “toda la Congregación es santa y el Eterno está en medio de ella, ¿por qué – preguntará a Moshé y Aharon – os encumbráis sobre el pueblo del Eterno? Koraj tergiversará la orden del Eterno: Y le dijo el Eterno a Moshé: “Diles a los hijos de Israel: Seréis santos, porque Yo, el Eterno, vuestro D-s, soy santo.” [Vayikrá 19:2].

En ningún momento el Eterno declara que todos somos santos, ordena imperativamente que seamos santos, separados para Él. D-s no quiere fracturas en la congregación, así como repetimos cotidianamente Shemá Israel, Ado-nai Elo-henu, Ado-nai Ehad, Él quiere que Am Israel sea uno, una sola congregación. El Eterno responderá a la petición de Moshé para que designe a un hombre que dirija la congregación cuando él falte: … Y le conferirás tu dignidad, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca, [Bemidbar 27:20]

Hillel acostumbraba decir: No te apartes de la comunidad [Pirké Avot 2:5].

Koraj, Datán y Avirám se rebelarán contra Moshé y pondrá en duda el origen divino de la misión de este. Exceptuando la tribu de Leví –sin contar Koraj-, entre los rebeldes se encontraban 23 representantes (suficientes para conformar un pequeño Sanhedrín) de cada tribu. Estos 253 rebeldes no reconocerán la jerarquía en base a una “democracia espiritual”. Koraj y compañía se adelantan a los saduceos doce siglos. En Baraita Men. 65a los saduceos afirman que cualquier particular está autorizado para ofrecer el korban tamid contrariamente a la opinión de los fariseos. Los saduceos, tseddukim, o zadokitas, son los descendientes del Sumo Sacerdote Tsadok de la época del rey Salomón [Yejezkel 40:46,44:15].

Su génesis como partido político se remonta al siglo II aEC desapareciendo el año 70 EC con la destrucción del Bet HaMikdash por Tito. Los fariseos se originaron en el mismo periodo sobreviviendo en el judaísmo rabínico. Hacia el año 175 aEC se interrumpió el ejercicio y la sucesión legal del Cohen HaGadol en el Yerushalayim.

El cargo fue comprado al rey seléucida Antíoco IV Epífanes y lo usurpó Jasón, hermano de Onías III y legítimo Sumo Sacerdote [2 Macabeos 4:7-20]. La venta del Sumo Sacerdocio por el rey seléucida recayó luego en Menelao, hermano del administrador del Templo, quien logró derrotar a Jasón [2 Macabeos 4:24-26]. El comercio del más alto cargo religioso tuvo como corolario la sustitución de las costumbres judías por las griegas, la imposición del culto a los dioses griegos y la persecución de los judíos que seguían fieles a la Ley. Los saduceos apoyaron firmemente al hijo de Simón, Juan Hircano, quien además de ejercer como Sumo Sacerdote, en la práctica se hizo rey (134-104 aEC). [1]

Alejandro Janeo (103-76 aEC.) hizo crucificar a 3.000 fariseos que se habían rebelado. Entre los rabinos del siglo II aEC circuló la siguiente leyenda: Antigonus de Sojó, el sucesor de Shimeón el Justo, el último de los Hombres de la Gran Asamblea, y por tanto viviendo en el tiempo del influjo de ideas helenistas, enseñó la máxima: “No seáis como sirvientes que sirven a su maestro por una recompensa, sino como los que sirven sin pensar en recibir una recompensa” [Pirké Avot 1:3]. Después de lo cual dos de sus discípulos, Zadok y Boethus, confundiendo el alto significado ético de la máxima, llegaron a la conclusión de que no había futura recompensa (vida eterna), diciendo “¿Qué sirviente trabajaría todo el día sin obtener su recompensa debida por la tarde?”

Inmediatamente se separaron de la Ley y vivieron en gran lujo, utilizando muchas vasijas de plata y oro en sus banquetes; y fundaron escuelas que declaraban el disfrute de esta vida como la meta del hombre, compadeciéndose al mismo tiempo a los fariseos por su privación amarga en este mundo sin ninguna esperanza en otro mundo para compensarlos. Estas dos escuelas se llamaron, tomando sus nombres de sus fundadores, saduceos y betusianos. Los saduceos no creían en la resurrección de los muertos, alegaban que no era una idea judía, sino que procedía de la Diáspora Judía en Babilonia, rechazaban el poder de interpretación de los rabinos. Los rabinos eran representantes del pueblo judío llano.

Argumentaban que la ley de Moshé es única y no necesita interpretación alguna. Los saduceos centralizaban el poder religioso político en Jerusalem y estaban enfrentados a los fariseos. El Sumo Sacerdote Caifás era saduceo y fue responsable, según los Evangelios, del enjuiciamiento y sentencia de Jesús. Flavio Josefo ha proporcionado la mayor información disponible sobre los saduceos describiéndolos como grupo belicoso, ricos y poderosos, era la clase alta y colaboracionista que se sometían al poder extranjero ocupante de Eretz. Sabemos también de ellos por sus discusiones en el Talmud con el judaísmo rabínico o farisaico. Jesús era fariseo, los saduceos que controlaban el Sanhedrin (Parlamento Judío) combatían a los seguidores de Jesús, no por ser seguidores de Jesús sino por ser fariseos.

Entonces Shaul de Tarso (antes de convertirse en Pablo) fue enviado por los saduceos a perseguir a los seguidores de los fariseos y cristianos. [Hechos de los Apóstoles 8:3, 9:1-2]. En sus albores el cristianismo fue parte integrante del movimiento fariseo con elementos esenios. Mientras que la interpretación rabínica dará lugar al nacimiento del Talmud como la forma escrita de aquella ley oral transmitida por los rabinos. Los saduceos rechazaban la interpretación de la Torá de los rabanim, aceptando únicamente la Torá e interpretándola literalmente y negando el Talmud.

Koraj en versión moderna

La ideología saducea renacerá en el movimiento karaíta de Annan Ben David, Koraj en versión más moderna. Annan Ben David (siglo VIII de la EC) procedía de una familia noble judía, descendientes del Rey David, y por ello aspiraba al título de ‘Jefe de la Diáspora’, que le fue negado. Desde aquel momento se convirtió en el líder del movimiento que predicaba que la Ley Oral (el Talmud) no era palabra divina. Escribió un Libro de los Mandamientos en el cual concentraba sus ideas y enseñanzas (bastante divergentes de lo que actualmente se considera la doctrina karaíta) que se negaban a la obediencia de las tradiciones rabínicas y declaraba el poder de cualquier judío a explicar y practicar los mandamientos bíblicos a su propio modo de ver, cada uno según sus capacidades.

Los karaítas se opusieron al rabinismo talmúdico y se proclamaron continuadores de los saduceos. El karaísmo proviene del término hebreo קראים (Karaim, “lectores”) y, que también es designada como Bené Mikrá, que significa “seguidores de la Escritura”, que reconocen la Tanaj como única máxima autoridad, en oposición a los Bene Mishnah, seguidores de la tradición.

“Escudriñad a fondo la Torá [Ley escrita de D-s] y no confiéis en mi opinión”, estas palabras las mencionó Annán ben David, judío secesionista que proclamaba el derecho de todo judío a estudiar las Escrituras Hebreas de un modo libre sin tener en cuenta la interpretación rabínica ni el Talmud; debido al énfasis que le daban a las Escrituras, se les llamó desde el siglo VIII EC “Karaím”. El proselitismo del judaísmo karaíta supuso una clara amenaza al judaísmo rabínico. Maimónides, destacado talmudista del siglo XII, que debido a su eficiente erudición y actitud tolerante con los karaítas se ganó la admiración de éstos, cosa que hizo que se debilitase la posición de los líderes karaítas. Estos mayormente se adaptaron en parte al judaísmo rabínico. [2]

Guerra por el pecado de Koraj

La espada (la guerra) viene sobre la tierra por causa de la justicia demorada, por la justicia pervertida como también por el pecado de los que interpretan la Torá contrariamente a la Halajá. … [Pirké Avot 5:11].

Anteriormente hemos citado que los saduceos bajo el mando de Alejandro Janeo hicieron crucificar a 3.000 fariseos. El cristianismo que inicialmente se originó en el seno del fariseísmo –junto con elementos del esenismo- se apartó de la Halajá, se paganizó y sus frutos fueron persecuciones, asesinatos en masa, conversiones forzadas, Inquisición, pogromos, etc. contra nuestro pueblo). Es por esto que nuestros jajamim señalan: y el que interpreta la Torá contrariamente a la Tradición, aún cuando posea conocimientos de la Torá y buenas acciones, no tendrá parte en el Mundo Futuro. [Pirké Avot 3:15] Rabí Tzadok decía: No te apartes de la colectividad; [Pirké Avot 4:7]

La historia ha confirmado lo que Rabí Yohanán el zapatero decía: Toda Asamblea hecha con fin sagrado quedará finalmente establecida; pero la que no es hecha con fin sagrado no permanecerá al final. [Pirké Avot 4:14]

La Congregación tiene que permanecer unida

El Eterno permanece en la Congregación divina. En medio de los jueces juzga Él. [Tehilim 82:1] como recuerda Rabí Jalaftá, hijo de Dosá, oriundo de Kfar Jananyá: Cuando diez personas se sientan y estudian la Torá, la Shejiná reside en ellos. [Pirké Avot 3:7]… Aunque me dieras todo el oro y la plata y las piedras preciosas y las perlas del mundo, no habitaré sino en un lugar donde haya Torá. … [Pirké Avot 6:10]

Moshé antes de su muerte bendecirá a la congregación de Am Israel y recordará: Moshé nos dio una Ley, posesión de la Congregación de Yaacob, mientras Él era Rey en Jesurún, cuando se congregaron los jefes del pueblo y las tribus de Israel. [Devarim 33:4]

 

Y bendijo David al Eterno ante toda la congregación. Y dijo David: “Bendito seas, oh Eterno, D-s de Israel, Padre nuestro, por siempre y para siempre. Tuya es, oh Eterno, la grandeza, y el poder, y la gloria, y la victoria, y la majestad; porque todo cuanto hay en el cielo y en la tierra es Tuyo. Tuyo es el reino, oh Eterno, y Tú eres exaltado como cabeza sobre todas las cosas. .. [Divrei Hayamim I, 29:10-11]

 

Y dijo David a toda la congregación: “Bendecid ahora al Eterno, vuestro D-s”. Y toda la congregación bendijo al Eterno, el D-s de sus padres, inclinando la cabeza y prosternándose ante el Eterno y el rey. [Divrei Hayamim I, 29:20]

Ezrá HaCohen trajo la ante la congregación la Ley de Moshé que el Eterno había impuesto a Israel. El gobernador Nejemiá, Ezrá HaCohen y los leviím enseñaron al pueblo y el pueblo lloró al oír las palabras de la Ley. Todo el pueblo, la congregación, comprendió las palabras que se les había dicho. [Nejemiá 8:1-18] El Eterno pide: reunid al pueblo, llamad a la congregación, juntad a los ancianos, reunid a los niños y a los infantes de pecho. [Yoel 2:16] Te alabaré ante la gran congregación (Am Israel). Te alabaré ante numerosa gente (las naciones). [Tehilim 35:18]

Que exaltemos al Eterno como expresa el salmista: Alaben ellos al Eterno por Su misericordia y por Sus obras maravillosas para con los hijos del hombre. Exáltenle también ante la congregación del pueblo y alábenle en el consejo de ancianos. [Tehilim 107:31-32] ¡Aleluyá! Cantad al Eterno un nuevo cántico, y Su alabanza en la congregación de los fieles. Regocíjese Israel en su Hacedor. Alégrense los hijos de Sion en su Rey. [Tehilim 149:1-2]

Oh Eterno, Acuérdate de Tu congregación, que poseíste desde antiguo y redimiste para ser la tribu de Tu heredad, y el monte de Sion, donde Tú morabas. [Tehilim 74:2]

Amén veamén

NOTAS

[1] Juan Hircano logró convertir el nacionalismo defensivo de los Macabeos, en un nacionalismo agresivo y expansivo, que le permitió conquistar a los países y pueblos vecinos, a los cuales obligó a judaizarse. De esta época data el enfrentamiento frontal de los saduceos con los fariseos, opositores a Juan Hircano. Las diferencias religiosas entre los dos grupos se plasmaron en choques políticos que se agudizaron durante el reinado de los dos hijos de Juan Hircano, Aristóbulo I (104-103 aEC.), quien encarceló a su propia madre y la dejó morir de hambre en prisión.
[2] Actualmente viven unos 50.000 adherentes al caraísmo. Cerca de 2.000 de ellos viven en Estados Unidos, la mayoría en Daly City, California. Actualmente la mayoría de los caraítas viven en Ramla, una pequeña ciudad al occidente de Tel Aviv, Israel, a donde llegaron procedentes de Egipto, Turquía, Rusia y el resto de Europa. Algunos residen en Ashdod y Be’er Sheva. A principios de la década de 1950, el Gran Rabinato se había opuesto a la inmigración de judíos caraítas a Israel, pero no la pudo obstruir. Sin embargo, en 2007, Rabí David Ḥayim Chelouche, el rabino-jefe de Netayana fue citado en el periódico “The Jerusalem Post” así: “Un caraíta es un judío. Los aceptamos como judíos y cada uno de ellos que desee volver (al judaísmo mayoritario) lo aceptamos. Hubo una duda de que si los karaítas tendrían que pasar por una circuncisión virtual para pasarse al judaísmo rabínico, pero el rabinato está de acuerdo que hoy día eso no es necesario.”

http://es.wikipedia.org/wiki/Saduceos
http://es.wikipedia.org/wiki/Karaítas

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield