Leyes Universales


Parashat Devarim, por Dr. Yitzhak Calafi

La vida de cada ser humano desde el momento de su concepción, nacimiento, crecimiento, madurez y muerte, está regida por leyes físicas, pero no sólo cada individuo está sometido a leyes, la misma sociedad y colectividades humanas están sometidas a leyes sociales, y el que ha creado estas leyes y legisla continuamente es el Eterno que interviene en cada momento del ser humano, así como sobre las naciones y el Universo.

Nada está hecho al azar

El intelecto humano busca las leyes que regulan el Universo, la ciencia es el lenguaje universal que explica cómo funciona el Universo, dando por sentado que existen leyes universales que trascienden el tiempo y el espacio en que vivimos. El trabajo de la ciencia es encontrar estas leyes. Cuando una teoría elaborada por el ser humano no concuerda posteriormente con los datos empíricos aquella es rectificada, corregida o anulada, y se elabora una nueva ley que lo explique. Siempre se da por cierto e imprescindible que todo es gobernado y regulado por leyes inmutables.

“D-s no juega a los dados” dijo Albert Einstein.

Independientemente de como nombremos o identifiquemos estos principios, los entendamos o no, las leyes universales determinan la creación, manifestación y regulan el Universo.

El Eterno nos ha dado inteligencia para entender parcialmente estas leyes, pues nos ha hecho a Su imagen y semejanza, así como nos ha dado la Torá con sus leyes, mandamientos, mitzvot, que permiten vivir espiritualmente al individuo y a la sociedad. También nos ha dado el libre albedrío y el poder de seguir o no estas leyes morales.

No hay casualidades, hay causalidades

Hay leyes universales, y hay un legislador, D-s, que legisla. El Creador no sólo regula el Universo con leyes físicas, lo legisla con leyes espirituales. El ser humano y la sociedad están regidos por leyes eternas, inmutables y trascednetales, y estas están en la Torá.

Cuando hayamos entendido, cuidado y cumplido las leyes de la Torá que el Eterno nos da, Él guardará el Pacto y la Benevolencia que prometió a nuestros Patriarcas: Y será por cuanto hayáis entendido las leyes estas, y las cuidéis y las cumpláis, guardará Ado-nai tu D-s, para ti, el Pacto y la Benevolencia, que ha prometido a tus patriarcas. [Devarim 7:12]

coincidÉl nos ha prometido que nos bendecirá, nos multiplicará, bendecirá el fruto de nuestro vientre y el de nuestra tierra, nuestro cereal, mosto, aceite, cría de vacas, ovejas, sobre la tierra que ha prometido a los patriarcas, para dárnosla a nosotros. Esa tierra es Israel.

Hace más de treinta y tres siglos que tenemos la Torá y en ella leemos en Devarim 1:44: Y salieron a vuestro encuentro los amorreos, que os persiguieron como hacen las abejas [הַדְּבֹרִים] y os dispersaron en Seír, hasta Jormá.

Rashi (22 de febrero de 1040 – 13 julio de 1105 de la EC) comenta respecto a este texto: Así la abeja cuando pica al ser humano de inmediato muere, así también ellos, los emorim – amorreos –, cuando los tocaban a ustedes, de inmediato morían. Rashi se basa en el Midrash Tanjumá Yashán, Hosafá, Shelaj 20 (ed. Buber, pa´g. 84). La comparación con las abejas no pretende sugerir que el ataque de los emorim contra los israelíim fue realizado con multitudes de soldados, como un enjambre de abejas, sino a la forma misma de atacar (Mizrají). Según esto el pasuk indica que aunque los emorim cargaron con muchas pérdidas debido a su ataque contra Israel, aun así fueron capaces de derrotarlos “en Seir hasta Jormá” (Baer Heteb). Rashi explica que cuando los quenahanim atacaban a los hijos de Israel, morían y sufrían bajas, así como las abejas dejan de existir inmediatamente después de picar a una persona.

El salmista dice: “Me rodean como abejas [כִדְבֹרִים]. Son apagadas como fuego de espinos” [Tehilim 118:12] refiriéndose a que todas las naciones nos rodean

Salmos 118:10-11: Todas las naciones me rodean. Verdaderamente en el Nombre del Eterno yo las cortaré. Me rodean, si me rodean. Verdaderamente en el Nombre del Eterno yo las cortaré.

Cómo atacan las abejas

dios_inimigosLas abejas tienen un aguijón que sirve para combatir con miembros de otras colmenas, pero en caso de atacar a un mamífero y/o a un ser humano, el aguijón se aloja en la piel de la víctima juntamente con el tórax , el tracto digestivo, músculos y nervios de la abeja. Esta ruptura abdominal masiva es la causante de la propia muerte de la abeja.

Los islamistas de Hamás, Al Fataj, Yihad Islámica, y grupos afines, atacan a Israel en sus atentados suicidas, en su culto a la muerte, como las abejas, reventándose con sus cinturones cargados de explosivos, muriendo con sus vísceras desparramadas al asesinar israelíes.

En la Torá leemos como el Eterno enviará contra los enemigos de Israel la avispa: Y también a la avispa [הַצִּרְעָה] enviará Ado-nai tu D-s, contra ellos; hasta perderse los que hubieren quedado y los que se hubieren ocultado ante ti. [Devarim 7:20]

Yo enviaré delante de ti la avispa [הַצִּרְעָה], la cual echará de tu presencia a los heveos, cananeos y jeteos. No los desterraré en un solo año, para que no quede la tierra desolada y no se multipliquen ante ti las bestias salvajes. [Shemot 23:28-28]

Cómo atacan las avispas

La picadura de una avispa es una excelente defensa para las colonias de estos himenópteros contra los depredadores y otros peligros potenciales que representan una amenaza para los nidos y sus ocupantes. Las avispas poseen un aguijón retráctil que les permite picar en diferentes ocasiones, y no mueren al atacar a sus enemigos. El aguijón de la avispa es en realidad una modificación del tubo de la puesta de huevos que está conectado a un saco de veneno en el cuerpo del insecto.

La avispa es capaz picar varias veces ya que puede retirar su aguijón de la puerta de entrada. Cuando una avispa pica, curva su abdomen hacía abajo, pincha la piel de la víctima con su aguijón afilado, empleando sus músculos para penetrar profundamente el aguijón en la carne y el veneno es bombeado a través del aguijón, de manera similar a cómo funciona una aguja hipodérmica.

Cuando Israel se defiende del ataque de las “abejas” suicidas asesinas de Hamás, Al-Fataj, Yihad Islámica y otros especímenes afines, la “avispa” israelí defiende a Am Israel “sin suicidarse”, persiguiendo a los criminales hasta en los túneles y escondrijos en los que se ocultan y/o fabrican su material de terror.

Sabemos con certeza absoluta que el Eterno es nuestro Salvador, Redentor y Protector. Medinat Israel se está reconstruyendo, tal como Yeshayahu profetizó que después del largo exilio se reconstruirán las antiguas desolaciones, se volverán a levantar lo arrasado y se renovarán las ciudades destruidas, y se presentarán extranjeros y alimentarán nuestros rebaños y serán nuestros labradores y nuestros viñadores.

Yeshayahu 61: 4-5: Y reconstruirán las antiguas desolaciones, volverán a levantar lo arrasado, y renovarán las ciudades destruidas. Y se presentarán extranjeros y alimentarán a vuestros rebaños, y serán vuestros labradores y vuestros viñadores. Actualmente en Samaria llegan voluntarios cristianos de Estados Unidos y Canadá para trabajar en los viñedos. [1]

Recordemos como dice el salmista: “Es mejor refugiarse en el Eterno que confiar en príncipes” [Tehilim 118:9]

Agrega Yeshayahu: Pero vosotros seréis llamados los sacerdotes del Eterno. Los hombres os llamarán ministros de nuestro D-s. … [Yeshayahu 61:6]

Para ser llamados sacerdotes del Eterno tenemos que estudiar y cumplir la Torá, cumplirla y estudiarla. Cuanto menos tardemos en cumplirla y estudiarla, más cerca estará el tiempo de la Redención.

Amén veamén

NOTAS
[1] http://www.cbn.com/mundocristiano/Israel/2010/December/Cristianos-cosechan-en-vinedos-judios/

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield