Matot-Masei – La prueba de las huellas


Parashat Mattot-Masei, por Dr. Yitzhak Calafi

“…. Yo entré a propósito, para estar en posición de dar evidencia de primera mano de estas cosas si alguna vez, en el futuro, se desarrollara una tendencia a decir que estas alegaciones son solamente “propaganda”. Eisenhower, futuro (34º) Presidente de los EEUU al entrar en el campo de Ohrdruf.

Cuando los soldados norteamericanos de la 4ª División Blindada entraron el 5 de abril de 1945 al campo, Ohrdruf, subcampo del campo de concentración de Buchenwald, descubrieron pilas de cadáveres de judíos, algunos cubiertos de cal, y otros parcialmente quemados sobre piras. Las condiciones espantosas de este descubrimiento llevaron al General Dwight D. Eisenhower, Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa, a visitar el campo una semana después, el 12 de abril, con los generales George S. Patton, que se sintió mal, y Omar Bradley. Eisenhower se descompuso moral y psíquicamente ante las atrocidades perpetradas por los nazis contra seres indefensos.

Eisenhower envió un cable a George C. Marshall, el Director del Estado Mayor Conjunto en Washington, describiendo su viaje a Ohrdruf: “… los más interesante – aunque horrible – de lo que vi durante el viaje fue la visita a un campo de internamiento alemán cerca de Gotha. Las cosas que vi no se pueden describir. Mientras estaba visitando el campo, me encontré con tres hombres que habían sido prisioneros y por un ardid u otro pudieron escaparse. Los entrevisté con un intérprete. La evidencia visual y el testimonio verbal de la inanición, crueldad y bestialidad eran tan intensos que me dejaron un poco enfermo. En un cuarto, donde estaban apilados veinte o treinta hombres desnudos, muertos de inanición, George Patton no quiso ni entrar. Dijo que se enfermaría si lo hacía. Yo entré a propósito, para estar en posición de dar evidencia de primera mano de estas cosas si alguna vez, en el futuro, se desarrollara una tendencia a decir que estas alegaciones son solamente “propaganda”.

Eisenhower quería que el mundo supiera lo que ocurrió en los campos de concentración, por lo que envió otro cable a Marshall pidiendo traer miembros del Congreso de los EEUU y periodistas a los campos recién liberados para que pudieran traer la horrible verdad de las atrocidades nazis al público americano. Él hizo fotografiar lo que hallaron de lo que quedaba de las monstruosidades nazis con el explícito objetivo de evitar que en el futuro se negase la evidencia. Eisenhower se empeñó en hacer que tanto sus tropas como la población civil alemana habían de contemplar con sus propios ojos durante los días siguientes este centro de crímenes nazis. El mariscal de campo del ejército americano obligó al alcalde de la ciudad alemana y a su mujer a realizar dicha visita. Al llegar de regreso a su casa, ambos alemanes se suicidaron. Los soldados americanos obligaron a la población alemana a enterrar los cadáveres de los internados y a limpiar todas las instalaciones. Prácticamente ningún habitante de la localidad se salvó de ver con sus propios ojos el horror que habían ocasionado a tanta gente inocente. En julio de 1945 entregaron los americanos esta zona al ejército soviético. [1]

A pesar de todos los testimonios de los supervivientes del Holocausto, y del soporte documental, hoy en día hay negadores del Holocausto. El negacionismo del Holocausto, llamado también “Revisionismo del Holocausto” por sus judeofobos partidarios, es una corriente pseudocientífica que tiene por finalidad reinterpretar los hechos acontecidos entre los años 1941 y 1945 en Europa. Las tesis negacionistas cuestionan o niegan el asesinato en masa a que fue sometido el pueblo judío y otras minorías bajo el Tercer Reich y los países ocupados por el nazismo alemán entre 1933 y 1945. El Negacionismo ha “triunfado” en la esfera del mundo árabe y musulmán. [2]

Etapas por el desierto

Estas son las etapas del trayecto de los hijos de Israel desde que salieron de Egipto según sus escuadrones, bajo la mano de Moshé y Aharón. Así se inicia la parashá de Mas´e que relata detallada y minuciosamente las cuarenta y dos etapas y movimientos del campamento de Israel durante toda la travesía del desierto a lo largo de las cuatro décadas. Catorce de estas etapas se sitúan durante el primer año del viaje, y ocho tuvieron lugar durante el último año. Am Israel se desplazó veinte veces durante estos treinta y ochos años intermedios, y se quedó diecinueve años en Kádesh y estuvo diecinueve años en marcha.

Aparentemente la lista de las etapas es innecesaria, el mismo Maimónides, en su libro “Guía de los Perplejos”, parte III, capítulo 50 dice: “Por consiguiente, cuando hayas de ver relatos en la parte no legislativa de la Torá, te parecerá, en ocasiones, que tal o cual no era necesario incluirlo, o que contiene amplificaciones o repeticiones; la razón es que tú no has sido testigo de los pormenores que motivan la mención de tales detalles. Así ocurre con la nómina de los desplazamientos del pueblo de Israel por el desierto (Bemidbar 33). A primera vista, pudiera parecer que se ha relatado una cosa completamente inútil, y es para anular esa idea errónea que pudiera concebirse, que la Torá dice: Inscribió Moshé sus partidas para sus movimientos, por Mandato de Ado-nai …[Bemidbar 33:2]

Sabemos que todos los milagros son ciertos y verdaderos para quien los presencia y los vive, pero para la posteridad se convierten en mero relato y para quien los escucha le es fácil negarlos. Hemos visto como hay autores que niegan el Holocausto, no muy lejano en el tiempo, cuando hay todavía viven algunos supervivientes, y hay testimonio documental que lo avalan.

Genealogía y linaje

Hoy en día, en muchas zonas del mundo árabe así como también en África es muy habitual que los niños memoricen y reciten la historia del propio linaje, paterno y materno y sus fechas correspondientes. El objetivo de saber los nombres de los antepasados, sus lugares y fechas de nacimiento respectivos es facilitar la identificación del clan cuando encuentran una persona desconocida. Los recién conocidos pueden ver si tienen parentesco al remontarse en la lista de antepasados hasta encontrar un ancestro común, lo que les permitirá considerarse miembros del mismo clan. [3]

Durante la travesía de Am Israel por el desierto se iban produciendo nacimientos, los niños tenían que aprender en que lugar donde habían nacido y cuando y esto se transmitía a la descendencia. El niño o niña que nacía, por ejemplo, en Hatserót y en el trayecto hasta en Ritmá se consideraba que había nacido en Hatserót (pues no sabían la próxima parada). Durante largos siglos, los descendientes de Am Israel en la travesía del desierto supieron los lugares y fechas de nacimiento de sus ancestros.

Por lo que los datos de la Torá no podían ser inventados ni explicados retrospectivamente, como algunos autores niegan la estancia de Am Israel en el desierto, y afirman que los israeliím estaban constituidos por diversos grupos de esclavos violentos que invadieron Canaán en diferentes olas migratorias, junto con sucesivas sedentarizaciones pacíficas de nómadas, agregándose a la sucesiva deposición migratoria de campesinos y arrendatarios de esclavos que se sacudieron del dominio explotador de las ciudad–estados cananeas y se asentaron en las aldeas recién fundadas en la región montañosa. Los negacionistas de la Tora afirman que todos ellos conjuntamente reinventaron la historia en una epopeya religiosa y la asumieron como propia para cohesionarse en una federación de pueblos.[4]

El Rambam sabía que esta lista era importantísima para las siguientes generaciones. Los hijos de Israel aprendieron los lugares en que nacieron sus ancestros, siendo totalmente imposible falsificar con tanto detalle una reinterpretación de la historia, como pretenden estos autores que niegan la validez de la Torá.

Durante generaciones y generaciones los descendientes de los niños que nacieron en la travesía de cuarenta años en el desierto sabían por transmisión oral dónde y cuándo habían nacido sus ancestros, por lo que era absolutamente imposible concordar la larga lista de datos y fechas en caso de haber sido falsificados o inventados, como pretenden estos autores. Todos los israeliim, supieron que la lista, aparentemente innecesaria y cansina, era total y absolutamente cierta, y es por ellos que hasta la fecha Am Israel acepta plenamente la validez y veracidad. No porque cada yehudí pueda remontar su linaje hasta aquellas fechas, sino porque durante siglos y siglos todos los individuos y familias de Am Israel confirmaron su autenticidad y así lo transmitieron a sus descendientes.

Esta lista, como dice Maimónides, es la garantía para nuestros días, de que fueron ciertos aquellos hechos, por mucho que haya autores negacionistas que no los acepten.

Negacionistas de un pasado muy lejano, como hoy tenemos negacionistas de un pasado muy cercano, el del Holocausto.

Es por lo que podemos afirmar y concluir que todas las palabras de nuestros profetas son verdades, y que la profecía de Moshe Rabenu es verídica y él fue el padre de los profetas de todos los tiempos, y que la Torá que tenemos es la misma que fue entregada a Moshé Rabenu, y que no será cambiada.

Artículos recomendados:

No te apartes de la comunidad
Pax, Salam y Shalom

NOTAS

[1] http://www.ushmm.org/wlc/es/article.php?ModuleId=10007443
http://es.wikipedia.org/wiki/Campo_de_concentraci%C3%B3n_de_Ohrdruf
http://www.scrapbookpages.com/Ohrdruf/Ohrdruf01.html
http://ohrdruf.simmins.org/
[2] http://blogs.periodistadigital.com/totalitarismo.php/2008/12/03/el-negacionismo-en-el-mundo-islamico-i
http://blogs.periodistadigital.com/totalitarismo.php/2008/12/03/el-negacionismo-en-el-mundo-islamico-ii-
http://blogs.periodistadigital.com/totalitarismo.php/2008/12/03/el-negacionismo-en-el-mundo-islamico-iii
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/03/23/actualidad/1300834803_850215.html
http://www.aurora-israel.co.il//blogs/israel/Antisemitismo/1060.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Paul_Rassinier
http://es.wikipedia.org/wiki/Robert_Faurisson
[3] http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/19589/Mi_vida_mi_libertad/
[4] J. Bright. A History of Israsel. Philadelphia, From Joseph to Josua. Biblical Tradition inLight of Archaeology. London. 1950
A. Alt. Die Landnahme der Israeliten in Palästina.
A. Alt. Kleine Schriften zur Geschichte des Volkes Israel. München, 1953
M:Weippert, Die Landnahme der israelitischen Stämme in der neureren wissenschaftlichen Diskussion. Ein kritischer Bericht. Göttingen, 1967.
The Archaelogy of the Land of Isrsel. From the Prehistoric Beginnings to the End of the First Temple Period. Philadelphia, 1982
D. N. Freedman –D. Graf. Ancient Israels Hyphenated History.
G. E. Mendenhall. The Hebrew Conquest of Palestine: The Biblical Archaeologist 25 (1962)http://www.sindioses.org/examenreligiones/arqueobiblica.html

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield