Parashat Vayekel: Espiritualidad y arte

Arte
Arte

Por el Rabino Ilan Rubinstein

“Y le dijo Moshé a los hijos de Israel: ‘Sepan que el Eterno ha elegido a Betzalel hijo de Urí, hijo de Jur, de la Tribu de Yehudá. Él le llenó de su espíritu, otorgándole singular entendimiento y sapiencia e idoneidad para toda obra, para concebir ideas, para trabajar el oro, la plata y el cobre, para tallar piedras de engarce y para tallar maderas de obras artísticas’” (Shemot 35:30–33).

LaTorá nos habla delas capacidades artesanales y profesionales de Betzalel que sabía trabajar el oro,la plata, y la incrustación de piedras y por otro lado enfatiza que era un hombre muy espiritual, como dice el Talmud que sabía unir las letras con las que el mundo fue creado, la Torá nos dice que tenía “espíritu divino”.

El nombre Betzalel significa la sombra de D-os, así como la sombra representa el reflejo de algo en la tierra, Betzalel reflejó a D-os en la tierra a través de la construcción del Tabernáculo. Su ayudanteAholiav significa “mi tienda es de mi padre”, es decir, que él ayudó a construir la Tienda de su padre, de D-os.

Betzalel, según la Torá era un gran artesano, cabe preguntarse entonces ¿Para qué necesito que se mencione que era un hombre espiritual? y si D-os le dio sabiduría de corazón para que supiera hacer todo el trabajo artesanal del Tabernáculo, entonces ¿para qué menciona la Torá que era un artesano?

En un pueblo de Rusia, el representante del Zar, decretó la expulsión de los judíos de la demarcación a raíz de una calumnia. Cuando los judíos se enteraron del edicto le pidieron a un judío piadoso, experto en el idioma ruso, que escribiera una conmovedora carta suplicando al representante del Zar que derogara el decreto de expulsión.

En unos días la carta estuvo lista y se mandó al gobierno.Cuando el representante del Zar vio la carta se conmovió por la belleza de su estilo y perdonó a los judíos pero pidió que quería conocer a quien escribió la carta.

Los judíos se asustaron ya que este hombre tenía peot, barba larga y vestía una capota negra y eso iba a desagradar al gobernante. Entonces le rogaron que se recorte bien la barba, que se quite las peot y se ponga ropas más a la moda argumentando que era PikúajNéfesh (peligro de vida). Al principio no quiso aceptar pero fue tal la insistencia que terminó aceptando.

El día indicado se presentó con el representante del Zar. Apenas había cruzado el umbral del gran salón, el gobernante mandó a sacar al judío.

Sus asesores estaban estupefactos, hasta hace un minuto atrás ansiaba ver al judío y ahora lo rechazaba groseramente.

Le preguntaron entonces por qué esa actitud y él les respondió: “Judíos como ese conozco muchos, son los que estudian en nuestras universidades, lo que yo estaba esperando ver era un judío de sombrero, capota y barba larga que además conociera también nuestra cultura y el idioma ruso tan brillantemente”.

Cuando D-os pidió al pueblo de Israel construir el Tabernáculo no quería sólo un hombre religioso, un hombre espiritual, ni solamente un artesano; sino un hombre que combinara esos dos aspectos, un gran profesional altamente espiritual, alguien que conozca el delicado oficio del artesano pero imbuido de una gran espiritualidad, un temor reverencial inquebrantable a D-os. Como nos dice la Torá con respecto al sueño que tuvo Yaakov Avinu y allí vio: “Una escalera apoyada en la tierra pero su cabeza llegaba al cielo”.

Incluso los grandes Sabios del Talmud, explica Maimónides, eran grandes conocedores de las disciplinas seculares como la astronomía, la medicina, la naturaleza, la brujería y la magia, ya que ellos debían determinar la jurisprudencia sobre estos temas y sólo siendo expertos en ellos podían saber cómo dictaminar.Un actual ejemplo de esto es el Premio Nobel de Economía, el profesor Robert Aumann, un judío de barba larga y observante incondicional del judaísmo, y a su vez un destacado hombre de ciencia. En una conferencia contó que para recibir el premio Nobel debía vestir de frac. Cuando recibió la noticia llamó a los organizadores y les dijo que no podía usar el frac que ellos leproporcionaban ya que pudiera contener en la tela mezcla de lana y lino (Shaatnez) por lo cual se mandó a hacer su frac y el de su familia en Israel, generando un nuevo antecedente en las vestimentas de la entrega de los premios Nobel.

Se puede vivir en los dos mundos y no hay que renunciar a nuestra vida judía.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield