Shlaj Leja: ¿D´s de venganza o amor?

Justicia
3D render of a gavel image with a stormy effect

Parashat Shelaj Leja, por Dr. Yitzhak Calafi

Bemidbar 14:18: El Eterno, tardo en la ira y magnánimo en la benevolencia, perdona el pecado (al arrepentido), si bien no lo justifica, pues hace recaer la iniquidad de los padres (no arrepentidos) sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación.

Shemot 20:5-6: …, pues Yo, el Eterno tu D-s, soy celoso que castiga en los hijos los pecados de los padres hasta la tercera y cuarta generación de quienes Me aborrecen, pero soy misericordioso hasta la milésima generación de quienes Me aman y cumplen Mis mandamientos.

¿El D-s de los judíos es un D-s de venganza y el D-s de los cristianos un D-s de amor?

Los cristianos y críticos del judaísmo presentan la visión del judaísmo sobre el D-s de la Torá como un ser tirano, celoso, insensible y justiciero recurriendo al texto de Shemot. Frente al “superador” concepto cristiano de un D-s compasivo, amoroso, tierno, que se hace humano y que envía a su hijo Jesús con el objetivo de morir por la humanidad para redimirla, basándose en el Evangelio de Juan 3:16-17: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él”.

El D-s del cristianismo es un ser divino pretendidamente únicamente compasivo que sacrifica a su propio hijo, que según ellos es también la misma divinidad, en cumplimiento del castigo dado por él. Pero su hijo es enviado a morir “sabiendo” de antemano que resucitará, lo que le “resta” mucho merito. Tampoco resulta ser muy compasivo sacrificar a un inocente – a su propio hijo humano – en aras de salvar la resto de los humanos.

El cristianismo enfatiza en el amor como algo distinto de la justicia. El cristianismo es fundamentalmente una utopía que se mueve en el campo de lo teorético y que sugiere que con el amor de D-s, la humanidad puede ser perfeccionada.

La cruda realidad histórica ha mostrado como los teóricos postulados del cristianismo no se han sostenido nunca, ni  han sido mantenidos por aquellos que dicen seguirlos, sino todo lo contrario. En cuanto a la incoherencia e hipocresía de lo que afirma y lo que  hace, no hace falta entrar en detalles para no aburrir a los lectores.

El D-s de la justicia

Hay una serie de términos hebreos por justicia:

Tsedek צֶדֶק “Justicia, justicia perseguirás” [Devarim 16:20], Din דִין derecho y  mishpat מִשְׁפָּט ambos términos tienen netamente una connotación jurídica y también pueden significar juicio. Justicia en la tradición judía se refiere a una relación jurídica, tanto entre los seres humanos y también entre los seres humanos y D-s.

D-s es la fuente de justicia: Y los cielos declaran Su justicia. Porque D-s es juez [Tehilim 50:6], La rectitud y la justicia son el basamento de Su trono. [Tehilim 97:1]. Por lo que la Ley procede de D-s y la justicia es inherente al Eterno.

Es por esto que el hombre tiene capacidad de juzgar y ser juzgado por esa ley: ¿Qué otro gran pueblo tiene leyes y preceptos tan justos [hukkim u-mishpatim Tsaddikim] como los que Yo os enseño hoy? [Devarim 4:8]

La justicia del Eterno vivifica al ser humano: He aquí que he anhelado Tus preceptos. Vivifícame en Tu justicia. [Tehilim 119:40], no sólo vivifica al yehudí, sino también al no-yehudí, pues la primera de las 7 mitzvot de Noaj, de obligado cumplimiento para toda la humanidad, es tener magistrados. [Sanhedrín, 56b].

En el judaísmo D-s es justo por lo que castiga y premia,  y también es compasivo, y no sacrifica a un inocente: Pero preguntáis: ¿Por qué el hijo no lleva sobre si la iniquidad del padre? (Os respondo:) Cuando el hijo hace lo que está bien y es correcto y guarda todos Mis preceptos, y los cumple fielmente, de seguro ha de vivir. El alma que pecare ha de morir. El hijo no llevará sobre si la iniquidad del padre, ni el padre llevará sobre si la iniquidad de su hijo. La rectitud del justo será con él, y la maldad del malvado será con él.[Yejezkel 18:19-20].

En la perspectiva judía, el perdón sólo puede venir de las víctimas de un delito y en el caso de asesinato las víctimas simplemente no pueden perdonar por que no viven. La gravedad del delito de asesinato puede ser establecido teniendo en cuenta la imposibilidad del perdón de la víctima, por lo menos en esta vida. No perdonar a los asesinos no es venganza, es justicia. D-s castigará al primer criminal, Cayin, a no tener paz y vagar por la tierra. Los asesinos no merecen la paz.

Los pensadores cristianos creen que esto es venganza, ya que para ellos el perdón es la esencia del mensaje cristiano, mientras que los pensadores judíos dirán que la justicia es la esencia del judaísmo, y que es la virtud suprema de la cual todas las otras virtudes emanan, incluyendo la compasión.

Hacer justicia, y amar la misericordia

La Justicia es la virtud suprema judía, y la perfección de D-s se expresa en Su justicia, mientras que en la cosmovisión cristiana el amor es la suprema virtud cristiana, Estas diferentes perspectivas sobre las aspiraciones de la humanidad en el judaísmo y en el cristianismo se traducen en diferentes consideraciones sobre la justicia.

Para la tradición judía los seres humanos tenemos la obligación de buscar la justicia y ser justos, aunque esta justicia nunca será perfecta, ya que la justicia perfecta sólo está en D-s.

Se te ha dicho, oh hombre, qué es bueno, y que requiere de ti el Eterno: sólo hacer justicia, y amar la misericordia, y andar humildemente con tu D-s.  [Mijá 6:8]

El ser humano tiene que implementar necesariamente la justicia en la tierra y así recogerá misericordia: Sembrad para vosotros conforme a la justicia. Recoged conforme a la misericordia. [Hoshea 10:12].

En los días del Mashiaj la Torá afirma que reinará la justicia: He aquí que con justicia reinará un rey, y príncipes gobernarán en justicia.  [Yeshayahu 32:1]

En aquellos días, y en esa época, haré que un retoño de justicia le crezca a David. Y él hará justicia en al tierra. En esos días será salvada Jehudá, y Yerushalayim vivirá a salvo, y este es el nombre con que será  llamado: Ado-nai Tzidkenu (El Eterno es nuestra salvación) [Yirmiahu 33:15-16] ya que  La justicia exalta a una nación, pero el pecado es una afrenta para cualquier pueblo.  [Mishlei 14:34]

Que podamos deleitarnos en las mitzvot como dice el salmista: Tu justicia es una justicia eterna, y Tu ley es verídica. Tribulaciones y angustias se han apoderado de mí, pero Tus mandamientos son mi deleite. Tus testimonios son justos por siempre. Dame entendimiento, y viviré. [Tehilim 119:142-144]

Amén veamén

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield