Toldot: ¿Qué despertó la ira de Esav?

Designed by Freepik

Parashat Toldot  por el Rabino Ilan Rubinstein

“Y le respondió Yaakov: ‘Bien, véndeme ahora tu primogenitura’ Y le dijo Esav: ‘He aquí que estoy en peligro de muerte y ¿de qué me sirve entonces la primogenitura?’ Y le contestó Yaakov: ‘Júramelo hoy’. Y Esav se lo juró vendiéndole su primogenitura a Yaakov” (Bereshit 25:31–33).

La Torá nos relata una situación desconcertante. El joven Esav, llega cansado del campo y quiere comer. Le pide a su hermano que le dé de su guisado. Éste se lo cambia por la primogenitura. Esav piensa para sí, ¿Para qué quiero la primogenitura, he aquí que voy a morir? Desprecia esa prerrogativa y le vende a su hermano su status preferencial.

Sin embargo cuando Itzjak está por morir lo llama a Esav para bendecirlo. Ya todos conocemos el final en que su hermano Yaakov, se disfraza de Esav y recibe la bendición en su lugar.

Lo que sorprende es la ira que esto despierta en Esav que decide matar a su hermano por lo que hizo. Si él ya le había vendido la primogenitura, ¿Por qué se enoja de tal manera cuando su hermano recibe la bendición, que por ley le correspondía?

Samuel va al Banco y se acerca al cajero.

–Buenos días Samuel –lo saluda el cajero atentamente.

–Buenos días. Vengo a sacar un crédito de un dólar.

–¿Un dólar? Pero Samuel, le retiro esa cifra de cualquiera de sus cuentas o inversiones y solucionado el problema.

–No… Yo quiero un dólar de crédito a pagar en un mes. Si no da crédito Samuel retira inversión, retira dinero, retira joyas, retira todo.

–Pero no Samuel, no es para tanto, si usted quiere el crédito se lo damos. –y le acerca los papeles para que los firme.

–¿Cuánto es interés?

–3% mensual.

–Está bien, pero quiero dejar en garantía de pago mi BMW.

–No Samuel, no es necesario, con sus cuentas es más que suficiente.

–Si no deja mi BMW de garantía, retira inversión, retira dinero, retira joyas, retira todo.

–Está bien Samuel, puede dejar su BMWen garantía en la bóveda del Banco hasta dentro de 30 días.

–¡Perfecto!

Vuelve Samuel a su casa y le dice a su esposa:

–¡Ruty, Ruty, ya podemos tener vacaciones tranquilas, conseguí estacionamiento por 3 centavos el mes completo!

A mi modo de ver, Esav siempre pensó en una bendición material, por este motivo reaccionó al principio despreciando la primogenitura, ¿Quién hace programas para decenas de años en adelante, quizá muera y no vaya a recibir un peso? Por lo tanto “más vale pájaro en mano que cien volando”.

Pero cuando ya se aproxima el día de recibir la bendición y él todavía vive, entonces aquí ya se le olvida lo de la venta y quiere para él la bendición material.

Su visión es totalmente materialista, ni siquiera se le pasa por la mente una herencia espiritual, si así hubiera sido, no hubiera despreciado la primogenitura, ya que incluso si él muriera cuando su padre aún vive, esa herencia la hubiera obtenido su hijo.

 De hecho, las mujeres con las que contrajomatrimonio también son un síntoma de las pocas aspiraciones espirituales que tenía Esav, mujeres Hititas, idólatras, que no son la compañía ideal para el hijo de Itzjak.

Esta ira antes mencionada tiene una sola y viciada causa, el dinero. Quizá Esav pensó sacar unos 3 centavos (comida) por el momento para que su hermano mientras tanto se quede con el futuro BMW(primogenitura), ahora que el BMW es una realidad, ahora le duele haberla perdido. Pero como mencionamos, el BMW no vale por su costo económico, sino por lo que en esencia es: “la continuidad espiritual del pueblo de Israel” y eso Esav ni siquiera al final de la vida de su padre lo valoró.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield