Yitro: En todo lugar donde mi Nombre sea mencionado

Kotel
Kotel

Por el Rabino Ilan Rubinstein

“Un altar de tierra harás para Mí y sacrificarás sobre él tus holocaustos y ofrendas, tus ovejas y tus vacas. Y en todo lugar donde mi Nombre sea mencionado,vendré a ti y te bendeciré” (Shemot 20:21).

Israel concreta el pacto con D-os por medio de aceptar los diez mandamientos y el resto de la Torá de manera incondicional. Al final de esta parashá se especifica dónde deben hacer las ofrendas a D-os. Este altar de tierra estaba ubicado en la parte central del Santuario móvil del desierto y posteriormente, en el Templo de Jerusalén, ocuparía el mismo lugar céntrico.

La segunda parte del versículo no parece tener mayor relación con la primera ¿Qué tiene que ver la construcción del altar con la bendición que D-os dará a quien mencione su Nombre?

La señora Esther estaba próxima a dejar este mundo y pidió que llamaran a su Rabino, el Rab Yosef Gold. Cuando el Rabino recibió el llamado, acudió inmediatamente, postergando otros pendientes menos importantes.

–Sra. Esther aquí estoy. Hay algo que pueda hacer por usted

–preguntó el Rab.

–Sí Rab, quería pedirle algo que sé que no le va a gustar.Quisiera que me incineren y que pongan mis cenizas en el Centro Comercial Santa Fe.

–Pero…, Sra. Esther…, usted sabe que está prohibido para nuestra fe quemar el cuerpo y además ¿quiere que depositemos sus cenizas en un centro comercial? –la miró el Rabino pensando que la Sra. Esther había perdido el juicio.

–Sí Rab, ya lo sé, pero esa es la única manera que tengo para que mis hijas me visiten dos veces por semana.

Luego queD-os dijo cuál es el lugar donde se deben hacer las ofrendas viene a informarnos algo no menos importante. Sabiendo que hay un lugar específico para el servicioDivino pudiéramos erróneamente pensar que sólo allí se encuentra D-os, no es así. D-os nos quiere enseñar que lo importante no es el lugar, sino la conciencia que tenemos de D-os donde quiera que nos encontremos.

Si un individuo, por algún motivo, no podía llegar al Santuario, no quería decir que iba a estar lejos de D-os; mientras él lo tuviera presente, D-os estaría con él.

Así lo expresóRabí Jalaftá benDosa: “Incluso un individuo que se ocupa de la Torá, la Presencia Divina está con él, como lo expresa el versículo: ‘Y en todo lugar donde mi Nombre sea mencionado, vendré a ti y te bendeciré’”.

Un lugar especial, como hoy en día es el Muro de los Lamentos, puede producir una gran inspiración a quien allí se encuentra. Los que tenemos la fortuna de haber estado allí, sabemos lo que ello representa. Pero no por estar allí, automáticamente generamos esa cercanía con D-os si no nos concientizamos como corresponde y fomentamos el acercamiento por medio de nuestras plegarias o el estudio. Hubo grandes Sabios del pueblo de Israel que nunca visitaron el Muro pero no cabe duda que su cercanía a D-os era una realidad constante.

No es el lugar el que le da la importancia a D-os, sino es D-os quien le da la importancia al lugar, dondeD-os se encuentre el lugar se enaltecerá. Sólo nosotros podemos generar esto.

La Sra. Esther puede estar tranquila con la ley judía que no permite incinerar los cuerpos y poner la urna en el centro comercial. Si la Sra. Esther educó correctamente a sus hijas, donde ellas se encuentren, también ella podrá estar presente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield