El concepto de la Historia en el pensamiento judío

Designed by Freepik
Designed by FreepikVintage old books on wooden table

Por: Dr. Yitzhak Calafi

“Si Heródoto fue el padre de la Historia, los padres del Significado en la Historia fueron los judíos”. [1]

El interés y el escribir sobre historia no han sido una constante ni una tendencia habitual en la civilización humana. La gran parte de las culturas y religiones pasadas y presentes no han considerado ninguna virtud particular en la historia, en la dimensión histórica, temporal de la existencia humana. En la antigüedad lo importante, válido, y “real” era el tiempo mítico, el tiempo de los inicios primigenios y cosmogónicos, y de los paradigmáticos actos primeros, el tiempo soñado, resultando el tiempo actual, el momento vivido, el presente, de muy poco o nulo valor. Las grandes religiones paganas de la antigüedad y posteriores comparten la idea que el tiempo real se concretiza en el mito y el ritual y en su repetición. [2] M. Eliade describe con abundante material comparativo sobre las antiguas culturas como estas derogan el tiempo histórico mediante el mito y el ritual.

El mismo Heródoto de Halicarnaso (484 y el 425 antes EC) [3] anuncia en el primer párrafo de su famosa obra “Historia” el objetivo de su magna obra de nueve libros del mundo antiguo: “que las grandes empresas acometidas, ya sea por los griegos, ya por los bárbaros, no caigan en olvido”; así como también “dar razón del conflicto que enfrentó a estos dos pueblos”.

La motivación de escribir historia era crear un registro contra el deterioro irremediable de la memoria que el paso del tiempo produce sobre cada ser humano, las generaciones, y sobre los pueblos a lo largo de su transcurso vital.

La historiografía griega expresaba la curiosidad intelectual helena, como también esporádicamente la búsqueda en el pasado de ejemplos morales, ideas políticas y socio-económica. La historia, en el pensamiento heleno, no contenía verdades ni principios éticos o ideológicos que ofrecer, por lo que no tenía lugar en la religión ni en la filosofía.

Historia y ética

historia 1La historia como compendio del comportamiento del ser humano, del aprendizaje ético de un individuo, de un pueblo y de la humanidad, de sus ascensos y descensos y vaivenes nacerá en el pensamiento israelita, frente al concepto de la historia helenístico, y de otros pueblos, como relato descriptivo que enaltece o vilipendia a líderes y pueblos.

Como explica Y. H. Yerushalmi: “El antiguo Israel fue el primero que asignó una significación decisiva a la Historia y forjó así una nueva visión del mundo cuyas premisas esenciales se apropiaron finalmente tanto la cristiandad como el Islam. “Los cielos”, en las palabras del salmista, aún pueden “proclamar la gloria del Señor”, pero fue la Historia Humana la que reveló Su Voluntad y Su Propósito. Esta original percepción no fue el resultado de la especulación filosófica, sino de la naturaleza peculiar de la fe israelita. Surgió de una comprensión intuitiva y revolucionaria de D-s, y se refinó a través de experiencias históricas que la afectaron profundamente.” [4]

Historia y judaísmo

reloj de arenaEs una mitzvá para Am Israel leer cada lunes, jueves y Shabat la perashá semanal de la Torá, cuya lectura se inicia con el drama de la lucha entre la voluntad divina del Creador Omnipotente y la libre voluntad de su creatura, el hombre, en el curso de la historia. La Torá explica la tensa dialéctica de obediencia y rebelión, de ascenso y descenso moral, del comportamiento, sublime e infame, de los seres humanos. Con la salida de Adam y Java comienza la historia de la humanidad.

En el pensamiento judío, D-s se revela históricamente. Moshé se mostrará a Am Israel como el D-s de nuestros padres. Cuando D-s se presenta directamente a todo Am Israel en el Sinái será: “Yo, el Señor, soy tu D-s, que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre”. [Shemot 20:2] Am Israel sabía y sabe, lo que es D-s a partir de la historia, de lo que Él ha hecho en la historia. La memoria y el recuerdo son cruciales para la fe del judío y para su propia existencia.

Únicamente en Israel la orden de recordar es un imperativo religioso para el pueblo entero. El Tanaj ordena recordar incondicionalmente. El verbo zajor y sus diferentes flexiones aparece en el Tanaj 169 veces, con Israel o D-s como sujeto.

Am Israel tiene que recordar continuamente su historia, la historia relatada en el Tanaj, historia que deviene sagrada. Israel es el único pueblo de la humanidad que ha dado categoría de sagrada a su propia historia, historia que relata la intervención del Eterno en la Creación y la humanidad en general y de Am Israel en particular, de las relaciones entre Am Israel y el Eterno.

La religión judía se desprende del relato de su historia, en el que la memoria fluye a través del ritual y del relato en el que ambos interaccionan conjuntamente. Realizando el ritual, el pasado deviene presente, se revive e interioriza el pasado. El relato da estructura y contenido a lo que se rememora y actualiza. La/s noches/s del Seder de Pesaj y la Hagadá lo ejemplifican, así como también la estancia en la Suká durante Sukkot. En Shavuot, el sexto día de Sivan, y también el séptimo en el Galut, en la Fiesta de las Primicias, el Eterno nos ordena “Entonces dirás ante el Eterno tu D-s: Un arameo errante era mi padre, y bajó a Egipto y habitó allí con poca gente, hasta que el pueblo se engrandeció y tornóse poderoso. Pero los egipcios nos maltrataron y nos impusieron Haz tu donativotrabajos forzados. Y cuando clamamos al Eterno, D-s de nuestros padres, Él escuchó nuestra voz y reparó en nuestra aflicción, en nuestra desgracia y en nuestra opresión. Y el Eterno nos sacó de Egipto con mano poderosa y brazo extendido, con terribles señales y prodigios sin parar, para traernos a este lugar, una tierra que mana leche y miel que puso a nuestra disposición.” [Devarim 26:5-9].

El Tanaj, la Biblia judía, reúne la narrativa histórica real que se extiende por un milenio en la que el verdadero protagonista es D-s y sus relaciones con Am Israel aunque las narraciones están llenas predominantemente de las acciones de hombres y mujeres, -protagonistas secundarios- y de las hazañas de Israel y de las naciones.

El relato bíblico no esconde los defectos ni virtudes de los protagonistas secundarios, nuestros patriarcas, Yosef y sus hermanos, Moshé, Aharon, el rey David y un sinfín de ellos, siendo el Eterno el protagonista principal.

Alrededor del año 100 de la EC en Yavneh, Eretz, los jajamim clausuraron el canon bíblico. La Historia de nuestro pueblo llegó a ser parte de nuestra Sagrada Escritura y han devenido inmortales. En ella está el corpus de la religión judía y de todo lo que de ello se deriva.

Nosotros somos miembros de Am Israel, somos el Pueblo del Libro, tenemos el Libro Sagrado, la Torá, el relato de nuestros ancestros, de nuestros orígenes como pueblo. Am Israel es el único pueblo en la tierra que se ha mantenido durante más de tres milenos y medio con la misma religión y valores, y todo gracias al Eterno, y lo tenemos en el Tanaj.

La Torá es la joya más imponente, fascinante e impresionante para la humanidad. ¡ Sepamos aprovechar de ella y de su extraordinaria riqueza !, cuyo relato protagónico es la relación de D-s con el ser humano en general y con nosotros, los judíos en particular.

Hay pueblos que sin parte protagónica del Tanaj, la leen. ¡Cuanto más nosotros, que somos los sujetos directos y receptores de la Torá!

Amén veamén.

guantes de boxeSi este artículo te interesó, sugerimos también:

Como ser positivo en situaciones criticas

¿Es la “prueba de la revelación pública” irrefutable?

Más artículos de la categoría: La visión histórica de la Parasha

NOTAS

[1] Zajor. La historia judía y la memoria judía. Yosef Hayim Yerushalmi

[2] Mircea Eliade. El Mito del Eterno Retorno. Arquetipos y Repetición.

http://www.biblioargentina.org.ar/archivos/adcurso/mer.pdf

http://es.scribd.com/doc/8772612/Eliade-M-Mito-y-realidad

[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Her%C3%B3doto

[4] Zajor. La historia judía y la memoria judía. Yosef Hayim Yerushalmi

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Profecías realizadas | Judaísmo para Morim y Rabanim | Centro Kehila

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield