4 lecciones fundamentales

Designed by Freepik
Designed by Freepik

Nuestros sabios decretaron que en cuatro sábados especiales del año, además de leerse la Parashá semanal como hacemos en cualquier Shabat normal del año, sean leídas una serie de lecturas adicionales, que se conocen con el nombre de las Arbá Parshiot. Ellas son: Parshat Shekalim, Parashat Zajor, Parashat Pará y Parashat Hajódesh.

El rico, el pobre y el judío – Parashat Shekalim

El Shabat anterior al comienzo del mes de Adar se conoce con el nombre de Shabat Shekalim, pues además de la Parashá semanal, en él leemos un pasaje especial en recuerdo de la Mitzvá del Majatzit Hashékel (medio shekel), que todos los hombres mayores de veinte años debieron donar para la construcción del Mishkán (Tabernáculo), en el desierto, al salir del Egipto. 

Esta ofrenda era fija y “el adinerado no incrementará y el pobre no disminuirá de medio shekel”, enfatizando que tanto el rico como el pobre tienen igualdad de derechos a los ojos de D´s y de la ley judía. Todos participaron por igual y nadie nunca podrá decir: “el Templo (o la sinagoga, o la comunidad) es más mío que tuyo”. En la sinagoga, ricos y pobres son simplemente judíos.

El Majatzit Hashékel era también, la forma con la que se hacían los censos, ya que está prohibido contar personas directamente. Cada persona donaba medio shekel y de la suma total del dinero se deducía el número de personas que donaron.

En esta época, en la cual desgraciadamente el Templo de Jerusalén no está construido, evidentemente no existe la obligación de dar el Majatzit Hashékel cada año.  Sin embargo, el pueblo de Israel acostumbró a dar una Tzedaká (caridad), que es donada para los pobres en el rezo de Minjá del día del ayuno de Ester, y ésta Tzedaká fue llamada el Zéjer Lemajatzit Hashékel (recuerdo del medio shekel).

La lucha contra el mal – Parashat Zajor

El Shabat anterior a la fiesta de Purim se llama Shabat Zajor, pues en él debe ser leída de un segundo libro de la Torá, una sección adicional que comienza con las palabras: “Zajor Et Asher Asá Lejá Amalek… – Recuerda lo que te hizo Amalek…”, que se encuentra en Devarim 25:17-19. En este pasaje la Tora nos cuenta de cómo el pueblo de Amalek atacó cobarde y cruelmente “a todos los débiles de la retaguardia, cuando estabas desfalleciente y exhausto, y no temió a D´s”. Nosotros leemos la Parashat Zajor el Shabat anterior a la fiesta de Purim, ya que Hamán el perverso era descendiente del pueblo de Amalek.

El misterio de la vaca roja – Parashat Pará

Parashat Pará se debe leer siempre el Shabat inmediatamente posterior a la fiesta de Purim. Esta Parasha se encuentra en Bamidbar 19:1-22) y habla sobre la Pará Adumá (la vaca roja) cuyas cenizas eran necesarias para efectuar la purificación, para así poder sacrificar el Korban de Pesaj en su debido momento. Al leer esta parasha, expresamos el anhelo de que nosotros también deseamos ser purificados por D’s, para poder ofrecer el korban Pesaj con la reconstrucción del Beit Hamikdash, pronto en nuestros días.

Más allá del tiempo – Parashat Hajódesh

La última de las cuatro Parashiot es Parashat Hajódesh y debe ser leída el Shabat anterior al día de Rosh Jódesh Nisán. Se llama Shabat Hajódesh pues, además de la Parashá semanal, se lee una lectura especial extraída de Shemot 12:1-20, que comienza con las palabras: “Hajódesh Hazé Lajem Rosh Jodashim… – Este mes es para ustedes el comienzo de los meses…”. Mediante la lectura de Parashat Hajódesh aprendemos que el tiempo está en nuestras manos para santificar y elevar cada instante de nuestras vidas. Además, recordamos la consagración del mes de Nisán, como el primero de los meses del año, ya que en él D’s nos ha sacado de la tierra de Egipto de una casa de esclavitud.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield