Muchos nombres – una esencia

Aron Hakodesh
By Mendeleyev (Own work) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

En Bereshit la Tora nos cuenta que D´s trajo todos los seres vivos delante de Adam para que les de su nombre. “El Eterno D´s había formado de la tierra todas las bestias del campo y todas las aves del cielo, y las había llevado ante el hombre para ver qué nombre le daba a cada una; y todo nombre que el hombre le daba a cada ser vivo, ése era su nombre”. (Bereshit 2:19).

De este pasaje aprendemos que los nombres expresan la esencia de cada ser, de cada objeto. Muchos de los personajes bíblicos tienen más que un nombre, lo que expresa diferentes facetas de su personalidad, tal como Yaacov e Israel.

También las fiestas judías tienen distintos nombres, que revelan su multiplicidad y riqueza de aspectos. De la misma forma que es ilógico disociar las diferentes facetas de una misma personalidad del individuo que las posee, como si varias personas diferentes y desconectadas residieran en un mismo ser, asimismo no podemos desconectar los distintos aspectos de cada fiesta el uno del otro como si en la misma fecha se festejara diferentes fiestas.

Para vivir la fiesta con plenitud, además de profundizar en el significado de cada una de sus facetas, debemos también percibir la conexión entre ellas, para entender la “personalidad completa” de cada festividad.

Sin embargo, encontrar el nexo entre los cinco nombres o “caras” de Shavuot, no es una tarea tan sencilla. Dos de sus nombres, Jag Hakatzir (fiesta de la cosecha de trigo) y Jag HaBikurim (fiesta de las primicias), son esencialmente agrícolas. Shavuot y Atzeret, respectivamente “semanas” y “conclusión”, son nombres relacionados a la esfera del tiempo y conectan entre Pesaj y Shavuot. Por fin, Jag Matan Toratenú, época de entrega de nuestra Tora, añade el aspecto ético-religioso-cultural.

Al recibir la Tora el pueblo de Israel concluye su proceso de formación como pueblo (Atzeret). Resaltamos la importancia de cada etapa de este proceso contando los días y semanas del mismo culminando en el quincuagésimo día desde el punto de partida (Éxodo del Egipto – Pesaj), el día de Shavuot (semanas). Pasamos juntos un proceso de transformación que nos llevó de esclavos a ciudadanos libres. Pues solo hombres libres pueden elegir vivir orientados por valores, asumir un disciplina regida por preceptos que subyugan el sostén (cosecha de trigo – Jag Hakatzir) y la riqueza (primicias de los frutos – Bikurim) a una ideología de responsabilidad social, de autocontrol ético y moral (Jag Matan Torateinu).

A cada año en Shavuot revivimos este proceso, renacemos como individuos y como nación, reafirmamos nuestro compromiso con la Torá y sus preceptos pues solo un pueblo que impone la supremacía moral sobre la supremacía económica o militar puede ser luz para las naciones.

1 Comment on Muchos nombres – una esencia

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Material didáctico de Shavuot | Centro Kehila

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield