El Negacionismo de la Shoa III


Por: Daniel Osowicki Cymbler

Este es el tercero artículo de una serie sobre el tema del Negacionismo del Holocausto.
Para los otros articulos:
El Negacionismo I: Una ofensa a la memoria y al sentido común

El Negacionismo II – Ideología y desarrollo

Los argumentos negacionistas

Pasaremos a presentar los principales argumentos de los negacionistas, sus supestas “pruebas” y como refutarlos. En concreto analizaremos los sigiuentes argumentos:

  1. El Holocausto nunco ocurrió.
  2. El numero de víctimas es una exageración.
  3. El Holocausto no es una exclusividad del pueblo judío, millones de personas murrieron en la guerra pero solo los judíos se hacen de víctimas para promover los intereses sionistas.
  4. Los testimonios de los supervivientes son falsos.
  5. No existieron las cameras de gas.
  6. No hubo un sistema planificado de genocidio.

1 – El Holocausto nunca ocurrió

Argumento: El genocidio judío nunca tuvo lugar. La mentalidad perversa de los negacionistas alude a uno de los paradigmas antisemitas de más larga data en la historia: la conspiración judía mundial. En este marco el Holocausto es presentado como un plan secreto judío ideado a partir de 1941, en el que se falsificaron miles de documentos para culpar a Alemania; después de la guerra, hablaron con los supervivientes de los campos y les indicaron lo que tenían que decir. Algo bastante irreal de por cierto.

Supuestas pruebas:

1. No hay documentos que mencionen en forma directa la aprobación de una política de exterminio estructurada

2. La relativización de las muertes de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

El núcleo central que pretende plantear el negacionismo en este punto es presentar la muerte de la población judía como consecuencia de las acciones bélicas entre los aliados y Alemania durante la guerra, desvirtuando de esta forma el contenido de la palabra genocidio. En este sentido los argumentos más reiterados se basan en la probabilidad de que hayan muerto algunos miles de judíos (plantean en muchos casos la cifra de 300.000) los cuales se debieron exclusivamente a circunstancias consecuentes del desarrollo de la guerra, por ejemplo la falta de medicinas, sumado al fuerte invierno, conllevó a que la población judía de muchas regiones de la Unión Soviética perecieran en el marco del plan stalinista de “tierra arrasada”.

¿Cuál es la forma en la que debemos contestar este falso argumento?

Antecedentes: Antes de contestar directamente, creo que en este punto nuestra respuesta debería asumir una tendencia más globalizante, para de esta forma poder generar en nuestro favor la mayor cantidad de empatía posible en el público que puede llegar a presenciar el debate o leerlo. Este objetivo podemos lograrlo mencionando primeramente las acciones que llevó a cabo el Reich alemán con el fin de “depurar” a su propia población. Sin embargo, debemos tener claro, que esto no representa en sí mismo una prueba concreta, sino sólo un antecedente. Inducir que al llevar a cabo un genocidio previo, el nazismo es también responsable de la Shoá, puede ponernos en serios aprietos. El objetivo es demostrar que los nazis efectivamente “aniquilaron” poblaciones que en su perversa optica no tenian lugar en el nuevo orden social, ¿por qué no harían lo mismo con su principal odio?

Dentro del paradigma antropológico nazi existían ciertas razas (o sub – grupos “humanos”) que no tenían cabida en el nuevo orden planeado por el nazismo. Podemos mencionar el trágico y pionero proyecto de eugenesia[1]. En el mismo y en el período comprendido entre 1939 y 1941 fueron exterminados miles de enfermos mentales y discapacitados físicos alemanes. La pregunta en este sentido es la siguiente: ¿no existían antecedentes reales de la capacidad e intencionalidad genocida del Reich alemán? No hay dudas que este tipo de gente, que esta clase de gobierno es capaz de llevar a cabo las acciones más crueles, incluyendo el genocídio del pueblo judío a quien consideraban una “tuberculosis racial”.

Declaración de intensiones: El principal enemigo para el nacionalsocialismo alemán era lo que ellos denominaban “el judaísmo mundial”. Para iniciar necesitamos rastrear las ideas racistas que mencionó Hitler a lo largo de su vida. Podemos mencionar una anterior a su llegada a la cancillería de Alemania y otra ya en el cargo.

Caricatura antisemita. El judío, representado por la serpiente, el animal bíblico que simboliza la corrupción) acusado de controlar el Mundo. Áustria, 1900

“Para nosotros, no se trata de un problema ante el que debamos hacer la vista gorda, ni creemos que deba solucionarse haciendo pequeñas concesiones. Para nosotros, se trata de saber si nuestra nación podrá recuperar su salud, si se puede erradicar el espíritu judío de una vez por todas. No se engañen pensando que se puede combatir una enfermedad sin acabar con el portador de ese mal, sin destruir el bacilo. No créais que se puede luchar contra la tuberculosis racial sin que la nación se deshaga del portador de esa tuberculosis racial. Esta contaminación judía no remitirá, ni terminará este envenenamiento de la nación, hasta que el portador del mal, el judío, sea desterrado.”[2]

“Hoy seré una vez más un profeta: si los financistas judíos internacionales de dentro y fuera de Europa lograran éxito al lanzar una vez más a las naciones a una guerra mundial, entonces los resultados no van a ser la bolchevización de la Tierra y con eso la victoria del judaísmo, sino la aniquilación de la raza judía en Europa”.[3]

Si esto no es suficiente aún podemos citar testimonios de otros altos jerarcas del partido nazi como lo fue Joseph Gooebels quien en su diario escribió:

“14 de febrero de 1942: El Führer ha vuelto a expresar su determinación de eliminar sin piedad a los judíos de Europa. Debe desaparecer todo sentimentalismo remilgado. Los judíos son los que han provocado la catástrofe que se les avecina. Su destrucción irá unida a la destrucción de nuestros enemigos. Debemos acelerar este proceso sin piedad”.[4]

También aqui debemos cuidarnos de presentar estas declaraciones como pruebas concretas, ya que solo prueban las intenciones nazis y no los hechos. Pero, conociendo el antecedente de la execución sistemática de los enfermos mentales, ¿qué es lo que impediria a los nazis de llevar a cabo sus declaraciones respecto a los judíos? Es importane percibir que Gooebels utiliza la expresión “accelerar el proceso” lo que da a entender que el proceso de “eliminar sin piedad a los judíos” ya habia empezado.

La falta de documentos: Este argumento es el más fácil de ser refutado. El hecho de que todavía no se encontró un documento detallado de un plan de exterminio masivo no significa que el mismo nunca haya ocurrido. Además, si existen “documentos vivos” del genocidio. Aquel que afirma que centenares de documentos [5] de los propios nazis fueron falsificados tiene que traer pruebas cabales que certifiquen que cada uno de estos depoimentos es falso. Alegar que miles de sobrevivientes que no se conocen y que nunca estuvieron juntos fueron instruidos para relatar los mismo horrores es simplemente demencial. ¿Acaso existen documentos o depoimentos que prueban esta conspiración internacional?

Los judíos no fueron exterminados, simplemente murrieron en la guerra: Este argumento es totalmente absurdo, primero por que contradice el testimonio de los propios criminales nazis y de miles de sobrevivientes.

Podemos mencionar por ejemplo el testimonio que diera el SS-Untersturmführer Dr. Hans Münch, quien se desempeñó como médico en el campo de concentración de Auschwitz en el período comprendido entre 1943 a 1945 y frente a la pantalla de la televisión sueca en 1981 admitió públicamente el gaseamiento de judíos[6] A esto debemos sumar las cientas de confesiones de criminales de guerra nazis registradas a partir de 1945 en los Juicios de Nüremberg y otros tribunales.

Existen documentos y testimonos que describen execuciones llevadas a cabo por los Einsatzgruppen que eran las unidades de exterminio de la SS. Su tarea principal, en palabras del general Erich von dem Bach-Zelewski de las SS en los juicios de Núremberg, “era la aniquilación de los judíos (prioritario), los gitanos y los comisarios políticos“. Según sus propios expedientes, mataron alrededor de un millón cuatrocientas mil personas de las cuales 1 millón de judíos. Varios de sus reportes fueron encontrados.[7]

Los Einsatzgruppen dejaron constancia escrita de sus masacres, siendo el Informe Jäger uno de los más famosos expedientes que dejaron estos “funcionarios”. Este documento describe la operación del Einsatzkommando 3 efectuada durante cinco meses en Lituania e incluye una lista detallada que resume cada operación. En total, la suma de sus víctimas asciende a 137.346 personas en los estados bálticos. En él puede leerse una frase que resume la filosofía y el objetivo de estos grupos: “… puedo confirmar hoy que el Einsatzkommando 3 ha alcanzado la meta de solucionar el problema judío en Lituania. No hay judíos en Lituania, Lituania esta libre de judíos.”

Para rematar nuestra demostración del genocidio nazi y para mostrar al mundo el antisemitismo que guía el “trabajo” de estos pseudo investigadores, es importante recalcar el reciente descubrimiento [8] en noviembre de 2008 de cientos de planos de distintos campos de concentración alemanes, entre ellos Auschwitz. En los mismos figuran con claridad las instalaciones de gaseamiento de prisioneros y los hornos crematorios, además de estar muchos de ellos sellados con la firma de Himmler.


[1] La eugenesia (del griego “euge” limpieza y “sia” raza) puede ser comprendida de dos formas. Por un lado como una doctrina médico – ética surgida en forma científica a a principios del siglo XX, cuyos objetivos consistían en distintos procesos de dudosa ética científica para preservar patrones fenotípicos deseables. Por otro lado también puede ser entendida como una política de limpieza racial, en donde el individuo era eliminado físicamente por considerarlo no apto para el orden social determinante.
[2] http://projectwp.wordpress.com/2009/10/25/frases-y-citas-de-adolf-hitler/
[3] Discurso proferido delante del parlamento aemán, el 30 de enero de 1939. Robert S. Wistrich, Hitler y el holocaust, pág. 122.
[4] The Goebbels Diaries, 1948, pp. 86, 147-148
[5] Entrevista con uno de los guardias de Treblinka: http://www.youtube.com/watch?v=-NpF3jGmKOM
[6]
Para ver la transcripción del documento original http://www.nizkor.org/ftp.cgi/people/m/muench.hans/swedish-television-interview
[7] http://es.wikipedia.org/wiki/Einsatzgruppen
[8] http://www.latercera.com/contenido/24_71443_9.shtml

Otros artículos de esta serie:
El Negacionismo I: Una ofensa a la memoria y al sentido común

El Negacionismo II – Ideología y desarrollo

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield