Vayelej – Una oveja entre 70 lobos

Por: Dr. Yitzhak Calafi

En tierras de Edom ha habido una sucesión interminable de persecuciones contra el pueblo judío. La obsesión antisemita y judeofóbica de los hijos de Esav es una constante que ha impregnado la mente de estos, que aparece, y que vuelve a aparecer, de generación de generación.

Am Israel ha sido el foco odiado por todos los totalitarismos que han cubierto Europa y el chivo expiatorio del totalitarismo religioso cristiano, del comunista, del nazi, y actualmente del Islam.

Según el historiador romano Dión Casio, en la Tercera Guerra Judeo-Romana, también llamada Rebelión de Bar Kojba (132–135 dela EC) Roma perdió la Legio X en Jerusalem y la Legio XXII Deiotariana que había acudido desde Egipto.

Sexto Julio Severo fue llamado de Britania por el emperador hispano Adriano para auxiliar a las tropas romanas que lucharon en esta “Guerra de exterminio contra los judíos”, como es conocida en el Talmud. El conflicto costó tal cantidad de hombres a los romanos que el Adriano eliminó de sus despachos militares al Senado la fórmula habitual de apertura: Yo y las legiones estamos bien. Adriano intentó destruir la identidad de Israel redefiniéndose sus límites, cambiándole el nombre de Judea por Palestina incorporándola a la provincia romana de Syria Palaestina, en honor de los filisteos, antiguos enemigos de Israel. Adriano y Roma asesinaron cerca de 580.000 judíos. Asimismo, 50 ciudades de fortificadas y 985 aldeas de Israel fueron arrasadas. El emperador Adriano intentó destruir de raíz la identidad judía, que había sido la causa de las continuas rebeliones, prohibió la Torá, el calendario judío y mandó ejecutar a numerosos estudiosos y eruditos. Los rollos sagrados fueron quemados en una ceremonia en el Monte del Templo. La mayoría de la población judía fue asesinada, esclavizada o exiliada. El nombre de Jerusalem fue sustituido por Aelia Capitolina, prohibido el Brit Milá, el Shabat y las leyes de pureza familiar.

Cualquier pueblo en la misma situación habría desaparecido de la faz de la tierra hace decenas de siglos, y más al agravarse su situación al agregarse las continuas persecuciones de los edomitas contra los hijos de Jacob. Pero Am Israel, contra toda lógica humana, social, histórica y antropológica perdura, (y perdurará) haciendo actuales las palabras que el mismo emperador hispano Adriano pronunció, tal como lo relata el Midrash::

Dijo Adriano a Yehoshua: ¡Qué grande es la oveja que sobrevive entre setenta lobos!

Respondiole Yehoshua: ¡Qué grande es el pastor que la cuida! (Midrash Tanjuma, Toledot 5).

El Tanaj relata lo que le pasa y pasará a Am Israel:

…, y este pueblo se alzará prostituyéndose tras dioses extraños del país donde entrará, y Me abandonará y romperá el Pacto que establecí con él. Ese día se encenderá Mi cólera contra ellos y los abandonaré y les ocultaré Mi rostro y serán aniquilados por la multitud de males que les sobre vendrán, de manera que dirán a la sazón: “Ciertamente nos ocurre esta desgracia por no estar nuestro D-s entre nosotros”. Y ese día Yo les ocultaré Mi rostro por las abominaciones en que incurrieron volviéndose a otros dioses.[Devarim 31:16-18]

Nos entregaste como ovejas al matadero, y nos has esparcido entre las naciones. … Pero por Ti nos matan todo el día, y somos como ovejas que van al matadero.¿Por qué ocultas Tu rostro y Te olvidas de nuestra aflicción y de nuestra opresión? [Tehilim 44:12, 23, 25].

Esto está escrito por el Salmista hace más de tres milenios, y es tan actual que nos recuerda hace unas décadas en Europa, los crímenes perpetrados por los descendientes más cultos de Esav.

Persecuciones, conversiones forzadas, Inquisición, pogromos, el Holocausto, y Am Israel, contra toda lógica humana, y a diferencia de todos los pueblos más poderosos que sufrieron muchísimos menos actos de brutalidad y agresión desaparecieron, Am Israel persiste aún a pesar de la gran cantidad de judíos que abandonaron la Torá durante estos dos últimos siglos, y de la asimilación consistente en la adoración a los viejos y nuevos dioses del panteón idolátrico de las naciones: el poder, el dinero, la fama, el conocimiento desconectado de D-s, cuando el temor del Eterno es el principio del conocimiento y de la sabiduría [Mishlei 1:7, 9:10], el no mantenimiento de la pureza familiar, y el matrimonio con no-judíos.

La pervivencia de Am Israel a través de los siglos no reside en su propia fuerza, ni en su inteligencia, ni en su genética o biología. Esta fuerza existencial no es natural, procede del Eterno. El Eterno bendice a Su pueblo en la última parte del Bircat HaCohanim, Bemidvar 6:26: ¡Que el Eterno vuelva Su rostro hacia ti y te dé la paz!

Ese rostro que el Todopoderoso ha ocultado, pero que se compadece de nosotros: Por un instante te he abandonado, pero, compadecido, te recogeré. En un rapto de ira te oculté Mi rostro por un instante, pero con infinita misericordia Me compadeceré de ti, dice el Eterno tu Redentor. Yeshayahu 54:7-8

El ocultamiento del rostro de D-s significa que el Eterno deja que las fuerzas naturales actúen por si mismas sobre Su pueblo y desiste de regirle, cuando este se ha prostituido tras dioses extraños. Porque el reino es del Eterno, y Él rige a las naciones [Tehilim 22:29].

La Torá anunció que una gran parte del Pueblo Judío se volcaría a la idolatría: …, y este pueblo se alzará prostituyéndose tras dioses extraños del país donde entrará, y Me abandonará y romperá el Pacto que establecí con él. [Devarim 31:16]

Pero D-s estableció Su Pacto con Israel y garantizó su cumplimiento para toda la eternidad: Y en cuanto a Mí, este es Mi Pacto con ellos, dice el Eterno: Mi espíritu que es sobre ti, y Mis palabras que he puesto en tu boca, no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tu simiente, ni de la boca de la simiente de tu simiente, dice el Eterno, desde ahora y por siempre. [Yeshayahu 59:21]

Todo esto nos ha sobrevenido, pero no Te hemos olvidado, ni hemos sido infieles a Tu Pacto. [Tehilim 44:18]

¡Qué grande es el pastor que cuida a Am Israel! El Eterno es nuestro pastor. [Tehilim 23]

¡Que tengamos un año 5773 dulce y que no se aparten de nuestra boca, ni de la simiente de nuestra simiente las palabras del Eterno, y que seamos contados nosotros, y la simiente de nuestra simiente, en el Libro de la Vida!

Amén ve amén

2 Comments on Vayelej – Una oveja entre 70 lobos

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Cooperación entre la Sojnut y el Centro Kehila | Judaísmo para Morim y Rabanim | Centro Kehila

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield