La Etica Humana X La Etica Judía – Parte I

[Parte I]

Por: Dr. Yitzhak Calafi

livre arbítrio

Libertad es la capacidad que posee el ser humano de poder obrar según su propia voluntad, a lo largo de su vida; por lo que es responsable de sus actos. Esta libertad le hace moralmente responsable de sus actos.

Es absolutamente aceptado por todos los intelectuales que los pilares de la civilización occidental son tanto el pensamiento greco-romano como el judeo-cristiano. En Occidente, el concepto de libertad, libre albedrío y la responsabilidad moral de los actos humanos que de ello se deriva ha pasado por sucesivas etapas, basculando entre el intelectualismo ético socrático, así como con el concepto de la naturaleza humana plenamente corrompida por el pecado original de Agustín de Hipona, la afirmación de la inexistencia de la libertad al considerar que toda la naturaleza está determinada, hasta llegar a la sumisión al Estado como realización sublime de la libertad individual.

Grosso modo hay cinco períodos singulares en el pensamiento occidental que marcarán pautas en la filosofía, ética, política y Derecho. Las corrientes actuales oscilan sobre estos períodos y son combinaciones, en diferentes proporciones, de todas ellas.

1. INTELECTUALISMO ÉTICOknow_yourself

“Conócete a ti mismo” es el imperativo socrático que va dirigido a iluminar la realidad del hombre en el que Saber y Virtud se identifican. Mientras que la estructura del mundo es incognoscible, dirá Sócrates, si podemos conocernos a nosotros mismos. Antropología frente a la cosmología, en la que el conocimiento es el concepto de lo general, “sobre” lo general. Los conceptos universales –logos- son una noción abstracta pero general, son inmutables, objetivos e innatos, y a través des estos conceptos descubrimos la ciencia y la verdad. Sócrates afirmará que “sólo el que conoce bien las cosas puede ser bueno”, así como “el curtidor bueno será el que conozca mejor su oficio porque así podrá realizarlo mejor, el hombre justo es el que conoce mejor las leyes, y por ello, las cumple”. El hombre si actual mal es por ignorancia, por que desconoce el mayor beneficio de actuar bien que el que le genera la falta cometida. A partir de esta adecuación saber-virtud arrancará la convicción socrática de la posibilidad de aprendizaje del bien, consecuencia lógica de su conocimiento: “El hombre no es malo por naturaleza sino simplemente por ignorancia”, por el saber el hombre toma posesión de sí mismo. La concepción intelectualista de la ética presupone la bondad natural de la especie humana.

La virtud consistirá en seguir, con la ayuda de la razón, los impulsos particulares para seguir los mandamientos universales. Así se llegará a la meta de la virtud que es la felicidad no por el goce de las cosas externas sino que es una iluminación de la realidad.

Platón considera que el supremo bien del hombre es su felicidad, y la esencia del bien es el placer y este consiste en la sabiduría. La mezcla dosificada de placer y sabiduría darán por resultado la felicidad. La contemplación del mundo de las Ideas consiste en el Sumo Bien, al que se alcanza mediante la virtud, “sólo el hombre verdaderamente virtuoso es verdaderamente feliz”, y a través del conocimiento de la naturaleza humana llegaremos a la virtud.

Aristóteles, como la mayor parte de los griegos, consideró que un hombre que conoce el bien no puede dejar de actuar degregos acuerdo con él. La naturaleza humana no está corrompida. Si procedemos incorrectamente es porque desconocemos el bien.

La versión moderna del pensamiento socrático, muy extendida actualmente en Europa, afirma que el malhechor ignora el buen proceder, y que actúa mal por ignorancia, pues si supiese los beneficios del bien no actuaría mal. Al que actúa mal se le exime de responsabilidad moral al considerársele ignorante. El comportamiento del malhechor se explica-justifica por las miserables condiciones en que creció y en el ambiente que le ha rodeado en su devenir existencial y su experiencia vital, que no le ha proporcionado el suficiente bagaje cultural para dilucidar sobre el bien y el mal y sus consecuencias.

El judaísmo afirma que es necesario saber para actuar virtuosamente

El necio no puede ser temeroso, ni el ignorante puede ser virtuoso,… [Pirké Avot 2.6]

A los cinco años es la edad par el estudio de la Toráh; a los diez para el estudio de la Mishná; a los trece para cumplir los Mandamientos; a los quince par el estudio del Talmud,… [Pirké Avot 5.24]

El bien se puede enseñar: Todo el que guía a muchos a hacer el bien, ningún pecado ocurrirá a través de él,… [Pirké Avot 5.21] No dice que no pecará nadie, sino que a través del que enseña el bien no acontecerá pecado por su causa.mente

… El que no aumenta sus conocimientos, los disminuye, el que no estudia no merece la vida (pues está sujeto a cometer pecados imperdonables por su ignorancia), [PirkeAvot 1.13]

Es necesario tener conocimiento de la Toráh como también:“sepas qué contestar a un ateo. ..” [Pirké Avot 2:19]

Trabaja (estudia) en la Toráh una y otra vez porque todo se halla en ella. Mantén tu atención en ella; vuélvete canoso y envejece con ella y no te muevas de ella porque no encontrarás cosa buena mejor que ella. [Pirké Avot 5.25]

.. todo aquel que no se ocupa del estudio de la Toráh, se le llama reprochable, …[Pirké Avot 6.2]

… pero trabajarás duramente en el estudio de la Toráh, …[Pirké Avot 6.4]

Pero en el judaísmo Saber y Virtud no se identifican. La virtud resulta de la aplicación del saber

cano

Aquel cuyo temor al pecado tiene precedencia sobre su sabiduría, ésta se sostiene; pero aquel cuya sabiduría tiene precedencia sobre su temor al pecado, su sabiduría no se sostiene. [Pirké Avot 3.11]

El que estudia con el fin de enseñar, tendrá la ayuda de D-s par aprender y enseñar; pero el que estudia con el fin de practicar la Ley, tendrá la ayuda de D-s para aprender, enseñar, observar y practicar. [Pirké Avot 4.6]

El judaísmo no acepta la introspección, el “conócete a ti mismo”, como base epistemológica sobre la Virtud

…Emigra a un lugar donde hay estudio de la Toráh, … y no te fíes de tu propio entendimiento. [Pirké Avot 4:18]

Es la praxis de la virtud lo que lleva a incrementarla

“… una buena acción lleva a otra buena acción, y una transgresión lleva a otra. ..” [Pirké Avot 4.2]

“Aquel cuyas obras sobrepasan a su sabiduría, ésta se sostiene; pero aquel cuya sabiduría sobrepasa a sus obras, su sabiduría no se sostiene” [Pirké Avot 3.12]

“Hay cuatro categorías entre los que frecuentan la casa de estudios religiosos. El que la frecuenta y no pone en práctica lo que aprende; eajudase obtiene el premio por haber asistido. El que practica y no frecuenta; ese obtiene el premio por haber practicado. El que frecuenta y pone en práctica; esa es la conducta de una persona piadosa. Pero el que no frecuenta y no practica, esa es la conducta de un malvado”. [Pirké Avot 5.17]

“…Practica más de lo que has aprendido, …” [Pirké Avot 6.5]

“Grande es la Toráh porque da vida a los que la practican, tanto en este mundo como en el venidero, ..”. [Pirké Avot 6.7]

“Donde no hay Toráh no hay buena conducta, y donde no hay buena conducta no hay Toráh” [Pirké Avot 3.21]

“Aquel cuya sabiduría sobrepasa a sus buenas acciones se asemeja a un árbol cuyas ramas son muchas y sus raíces pocas, cuando el viento viene, lo arranca y lo tumba, … Pero aquel cuyas acciones sobrepasan a su sabiduría se asemeja a un árbol cuyas ramas son pocas pero cuyas raíces son muchas, siendo así aunque todos los vientos del mundo vengan y soplen sobre él, no lo mueves de su lugar, …”[Pirké Avot 3.22]

El intelectualismo ético no lleva a la justicia ni a la virtud

justiça

Nadie puede llegar a juzgarse a sí mismo con absoluta honestidad, al ser imposible abstraerse de los propios intereses. Es imposible ser con rectitud juez y parte simultáneamente. El intelectualismo ético, que pretende ser universal, lleva paradójicamente al relativismo moral, en el que cada persona, -presuponiendo que se auto juzga con la máxima honestidad posible-, llega a una conclusión particular de virtud y de bien, que pretende ser universal, pero que dista totalmente del juicio de sus semejantes. Por lo que es necesario un juez externo a todos los seres humanos, y el único que puede juzgar y absolver es D-s: Allí el hombre recto podría razonar con Él, y yo quedaría absuelto por mi Juez. [Job 7:23]

“D-s es Juez justo, D-s que se indigna cada día contra el impío” [Tehilim 7:12]

¡Levántate (oh Eterno), Tú, Juez de la tierra! [Tehilim 94:2]

“La espada (la guerra) viene sobre la tierra por causa de la justicia demorada, por la justicia pervertida (considerar al culpable inocente y al inocente culpable)” [Pirké Avot 5.11]

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield